miércoles, 16 de enero de 2008

Pitufos pero no Bolufos

Los Pitufos cumplen este año 50 pirulos. ¡Pero si estás igual!
La noticia explotó ayer en todos lo medios que se hicieron eco de los preparativos para el festejo de cumpleaños que se llevarán a cabo en todo el mundo, pero principalmente en Europa de donde son originarios. Por supuesto se refiere a la historieta de Los Pitufos y no a los dibujitos animados producidos por los grandes Hanna y Barbera.
Yo estaba un poco grande cuando comenzó la pitumanía en nuestro país. Los dibujitos animados crearon un furor que incluyó revistas, muñecos, vasos de Pepsi, figuritas, golosinas, ropa, artículos de librería, en fin, todo lo que se les ocurra. Los duendecitos azules estaban por todos lados e inundaban las casas, los kioscos y las escuelas y cada uno tenía su personaje preferido, Papá Pitufo, la Pitufina (que vaya uno a saber como podía con todos) el Pitufo gruñón, el bromista, el inventor, el artista, el goloso o el fortachón todos luchando contra el malvado Gargamel y su terrible Gato Azrael.
Como decía estaba crecidito cuando la serie animada llegó a nuestra televisión, sin embargo los episodios eran bastante entretenidos por lo que me detuve varias veces frente a la tele para verlos, aunque el recuerdo más cercano que tengo es el de los chicles de Los Pitufos. Rectangulares y chatos como los que traían a los superhéroes, estos eran, obviamente, de color azul y traían también un tatuaje de aquellos pura tinta que se trasladaban a la piel, por lo general todos corridos, después de que nos la mojáramos bien con la lengua (no se hagan los asquerosos que eso es lo que hacíamos siempre) Digo que es el recuerdo más cercano que tengo porque estos chicles eran los que le llevaba de regalo a la hermanita de mi primera novia todos los días cada vez que iba a la casa para que no se quedara con nosotros. En realidad la niña en cuestión seguramente se hubiera aburrido de lo lindo y se hubiera ido igual a los 5 minutos, pero ella me había hecho creer que no y yo no estaba como para arriesgarme, así que sin falta pasaba por el kiosco y compraba el chicle para ella y los Marroc para nosotros.
El fin del furor de los Pitufos y su definitivo declive vino de la mano de uno de aquellos mitos urbanos de los que todo el mundo increíblemente se hace eco. En un primer momento se dijo que los Pitufos traían mala suerte y conozco chicos que llegaron a tirar sus juguetes, pero lo más increíble fue la fama de Asesinos que se le dio después, según la cual los duendes cobraban vida durante la noche y atacaban a sus dueños. ¿Qué no? Esas cosas se decían de estos personajes que durante un tiempo se ganaron el cariño de todos los chicos.
Lo concreto, según puede leerse por ahí, es que esta campaña de difamación pudo tener dos orígenes. El primero es el que le da una connotación religiosa según la cual los Pitufos más famosos, para el caso los héroes de la serie, representan a los pecados capitales: avaricia (acá se lo llamó "Goloso", pero el original era "Greedy Smurf"), gula (Cocinero), ira (Pitufo Gruñón), vanidad (Pitufo Vanidoso), pereza (Dormilón), envidia (Filósofo, que quería el puesto y poder de Papá Pitufo) y lujuria que está obviamente representada por la Pitufina. Como si esto fuera poco se enfrentaban a un cura que tenía un gato asesino con nombre de ángel.
También están los que veían en Los Pitufos una connotación política y los asociaban con el comunismo, según estos era reprochable que vivieran en una sociedad perfecta en la que cada uno cumplía un rol pero sin embargo todos eran iguales y para colmo de males su líder vistiera de (sucio) rojo.
Lo cierto es que con el afán de resguardar la idiosincrasia cristiana o los principios del capitalismo, o con el fin de promocionar una nueva tira y con ella otra catarata de merchandising (que vendría a ser lo mismo) los medios instalaron la persecución de los enanitos y rápidamente fueron desapareciendo de los medios.
Seguramente este aniversario provocará un renacer de la serie y volvamos a verlos por un tiempo pululando por la tele y los negocios. Aunque estos ya no son tiempos de chicles para mi. Y ahora que lo pienso, ese noviazgo no duró mucho más que la fiebre azul. ¿Será que de verdad eran mufa?
Hasta la próxima.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"Gil, tu mujer se encamó con un Pitufo", cantaban los Attaque 77. Eso y la saitirización de "Peor es nada" en el año 1992 pero llamada
"Los Putifos" y sin dejar de olvidarme de aquel Pitufo zarpado que hizo Alberto Olmedo. Saludos. Luis.

El Metepúa dijo...

No me gusta mucho A77aque ni me gustaba mucho tampoco Peor es Nada, pero en homenaje al Negro Olmedo y su imitación fue el título de la nota, y ya que estamos a Susana Traverso también. Saludos Luis.

Marta dijo...

¡¡ OIA !! Mirá cuánto aprendí hoy acerca de los Pitufos ... Ayer, cuando escuché lo de los 50 años, me quedé con dudas, ya que durante mi infancia o adolescencia no los conocí o no los recordaba de aquella época. Ahora me quedo más tranquila: no es Alzheimer, es que los dibujitos fueron posteriores ...

El rincon de mi niñez dijo...

Me dejaste pensando!!! ¿tan grande cuando me gustaban los pitufos?.Me fascinaba Gruñon , tenía los vasos y la fábrica de pitufos ,en una época llene las casa de ellos y depues salía a venderlos si me habran puteado por eso...¡che pero no era tan grande!,ahora me siento mal ,tan grandulota y sonsa era?jajaj por que saco cuentas y no coincide,vos decís que eras grande que tenías novia y sos mas niño que yo.Bueno en fín todo puede ser ahora tengo 39 y adoro al topo gigio..Siguiendo con el tema recuerdo que despues de todas las cosas horribles que se dijeron de los pobres muchachitos celestes... tiré todo lo que tenga que ver con ellos recuerdo que tenía hasta una remera de ellos y tambien salió volando.y eso que nunca creí en brujerías y cosas similares.. ¡¡che que verguenza!! ,no puede ser que haya sido tan grande-para los pitufos.