miércoles, 5 de diciembre de 2007

Recordar tu infancia podrás cuando llegue la blanca navidad

¿Quién no se ha quedado embobado alguna vez mirando las viejas películas estadounidenses sobre la Navidad? Esas casas todas adornadas e impecables, los árboles gigantes rodeados de paquetes enormes y multicolores que escondían trenes y muñecas, la chimenea encendida con las medias colgadas, la nieve cayendo en copos enormes, el padre satisfecho, la madre sonriente y complacida y los nenes rubios y pecosos con pantalones cortos, tiradores y pulóveres con rombos.
La imagen de la navidad es sin dudas la de la navidad Yankee. Y a eso hay que sumarle la banda de sonido. Grupos de negros de todas las edades tapados hasta los ojos con bufandas, gorros de lana y sacos de cuero, soplándose las manos y cantando villancicos alrededor de un tacho con fuego mientras los blancos, dentro de su casa tocan el piano y cantan canciones alusivas con ritmo de jazz como Silver Bells, I'll be home for Christmas, Dreaming of a withe Christmas o Jingle Bells todos con voces privilegiadas.
Bing Crosby fue un cantante y actor estadounidense protagonista precisamente de ese tipo de películas y cantante de aquellas canciones y en este simple canta Noche de Paz y Navidad blanca dos de esos clásicos históricos.
Las yankees son sin dudas los reyes del marketing y la creación de ilusiones a través de sus imágenes y en ello han basado buena parte de sus imperios. Esa ilusión de que todo es lindo, prolijo y armonioso, esa distinción entre los blancos y los negros en la que demuestran sus encarnados prejuicios raciales pero a la vez lo venden como que cada uno está ocupando el lugar que le corresponde, le gusta y por lo tanto que disfruta de él.
Seguramente en mi casa no escucharemos este simple en la mesa del 24, estaremos más cerca de la versión de Sumo que de la de Crosby, sin embargo, tantos años de películas y predicamento militante de los EEUU harán que una vez más copiemos y disfrutemos de gran parte de sus costumbres y nos sentemos, después de los regalos, a comer nueces, avellanas, budines y pan dulce junto a nuestro pinos nevado, mientras algún tío viene desesperado en busca de una cerveza bien helada y sin poder ocultar el sudor de su frente después de revolear el traje de Papá Noel con el que hizo ilusionar a los chicos de la casa.
Hasta la próxima.

3 comentarios:

Marta dijo...

Sólo por curiosidad me gustaría estar en UNA navidad blanca. Satisfecho eso, prefiero la reunión en casa, los adornos que los vecinos ponen en las suyas, y los "cuetes" que tiran los chicos y los grandes del barrio.
Bing Crosby le encantaba a mi hermana Beatriz. Tenía montones de discos de pasta de él. Estoy tarareando la melodía ... pero no la puedo traducir en el blog ...

Disco C: dijo...

Disco C: el blog de los recuerdos, te invita a enviar tu “foto retro” (cualquier género) a fotosretro@hotmail.com
Todas las fotografías serán publicadas. Las fotos que ya nos enviaron pueden ser vistas en: http://fotosretroargentina.blogspot.com
Saludos y gracias por el espacio.

El rincon de mi niñez dijo...

¿Sabés?YO no sueño con esas postales de fiestas nevadas ,y platos calóricos ,me dan mucho más placer nuestras fiestas ,las comidas veraniegas,los típicos tomates y huevos rellenos,las ensaladas de fruta ,las ensaladas rusa,.. y como dije antes poder salir y disfrutar los fuegos artificiales..y ver como cubren el cielo esos globos con fuego que tanto me gustan .
Que lindo lo que contás de ese Papa noel,que al entregar los regalos,exausto por su traje caluroso, pide una cerveza. Recuerdo ,que un año antes de enterarme de mala forma la verdadera historia de papa noel,Mi tía nos hizo ese regalo,y quedó tan grabado en mí ,ese momento, cuando lo ví llegar que creo que hasta ahorita mismo ,como dicen los mexicanos,con solo recordarlo se me nota en la cara.Hasta el regalo recuerdo..Una carterita de charol roja,y los patines naranjas ¿te acordás? .
Lo mismo pasará con tu hijo Juan Manuel y tu sobrina Lucía,no dejarán nunca de agradecer esos momentos de ilusión.¡¡Me encantan las fiestas !! las empiezo a disfrutar desde noviembre....Perdón por extenderme pero en la entrada anterior pedías permiso a disco c por pedirnos que dejemos plasmada nuestra historia ,yo me enchufé y no pude parar, si fuera por mí son tantos los buenos momentos,que nunca acabaría.