viernes, 21 de diciembre de 2007

Lo sumamos a Mex al debate

Hace unos días escribí sobre la ilusión de Papá Noel y se planteó un debate sobre si había que decirles a los chicos la verdad o había que mantener la ilusión y decirles que existe, al igual que los Reyes o el Ratón Pérez y quedó flotando la sensación de que podía seguir la discusión.
Hoy leí en la edición on line del diario La Nación la columna de los viernes de Mex Urtizberea en la que tocaba el tema entre otras cosas muy interesantes. Ya transcribí alguna vez una columna de Urtizberea. Me parece un tipo muy inteligente y sumamente talentoso.
Creo que la columna suma y por eso la copio acá para que la lean. Y además, por supuesto, porque estoy de acuerdo con lo que dice.
El disco de hoy es uno de los simples del Topo Gigio para navidad. Editado por Polydor trae los temas Corococo Corococo de Julia Elena Dávalos; Ay… Para Navidad de Sergio Villar; En un burrito orejón, de Cátulo Castillo y Los Reyes magos de Ariel Ramirez y Felix Luna. Casi nada.
Hasta la próxima.


Papá Noel limpiavidrios
http://www.lanacion.com.ar/opinion/nota.asp?nota_id=972848

Soy de los que creyeron en Papá Noel. No me sentí estafado cuando supe la verdad, porque entendí que esa fantasía había valido la pena. En definitiva, lo de Papá Noel no es más que el primero de una serie de engaños que nos tejerá la vida para hacernos felices: una mujer amada nos dice que somos hermosos, aunque no lo seamos, para dejarnos contentos; un hijo nos dice que somos el mejor padre del mundo, aunque no sea cierto, para hacernos sentir bien; alguien nos asegura que hay una vida mejor después de esta, aunque no tenga pruebas concretas, pero nos quita, al menos por un momento, la angustia de la muerte.
Soy de los que creen que cada tanto estar más cerca de la fantasía que de la realidad es muy enriquecedor.
(De hecho, quise hacerle creer a mi hija que Papá Noel existía y que cada Nochebuena le iba a traer regalos a ella y a todos los chicos del mundo. No tuve éxito; lo primero que me preguntó fue: "Pero ¿de dónde saca la plata para comprar tantos regalos?". No supe qué contestarle, y ahí se destapó todo.)
Soy de los que creen que, por más fantasiosos que podamos ser, tarde o temprano la realidad irrumpe, y es una oportunidad para volver a pensar el mundo.
En la esquina de la avenida Libertador y avenida Bullrich hay un Papá Noel esperando. Cuando el semáforo se pone en rojo, se acerca a los autos para limpiarles el vidrio. La escena me llama la atención porque es la primera vez que veo un Papá Noel que trabaja.
No es el Papá Noel que sonríe en las publicidades, sin preocupaciones y rozagante, ni el de las películas norteamericanas con su brillo y su trineo. Es un Papá Noel limpiavidrios, al rayo del sol todo el día con ese traje de invierno, por unas pocas monedas.
Los chicos del auto de adelante se agolpan en la ventanilla para verlo, no sé qué piensan, pero sospecho que la realidad ha irrumpido frente a sus ojos.
Soy de los que creen que estar cerca de la realidad, sensibilizado con ella, puede servir de mucho.
Veo en un shopping de esta capital a un Papá Noel musculoso y de ojos azules que canta en inglés una canción de Navidad en el escenario del patio de comidas. Enseguida pienso en esto: un lector me escribió días atrás para contarme que el gerente de un shopping de la zona oeste hizo despedir al Papá Noel que tenían hace varios años, por viejo. Si no será discriminación, me pregunta el lector, si se podrá hacer algo.
Soy de los que creyeron en Papá Noel, y de los que se dejan tentar con los mundos de fantasías, ese lugar en donde todo es perfecto.
Soy también de los que creen que a lo mejor cada tanto hay que alejarse de las fantasías individuales y acercarse a la realidad, para tomar conciencia de que este mundo en el que vivimos es demasiado injusto.

5 comentarios:

Marta dijo...

Viniendo de Mex, no me extraña su comentario: ES un tipo talentoso. No voy a dejar comentarios acerca de lo que lo necesaria que es la fantasía, a toda edad, y en todas las etapas de nuestras vidas, porque sería redundante y repetitiva.
Papá Noel no necesita plata, nadie le cobra los juguetes que se lleva de las jugueterías, y tiene a la esposa y a los duendes, que trabajan con él todo el año fabricando los regalos artesanales que nos deja. ¡¡ Qué embromar !!

El rincon de mi niñez dijo...

Coke realmente espectacular el texto, papa noel limpiavidrios,no hay mucho para acotar creo que está todo dicho ,las fantasías, ilusiones..todo depende de cada uno..y ni hablar del disco..es que día con día descubro que es larguisimo el camino ,pienso que solo me falta algunos y son muchos mas..Nunca lo ví ,es re tierno, un disco muy lindo, con tu permiso te robo la imágen me la llevo a mi blog.

¡¡buen fin de semana!!

Anónimo dijo...

plis...metepua...comparti todo este maravilloso material!!!por favor ponelo en mp3...

El Metepúa dijo...

Hola Anónimo, creeme que me encantaría, pero no tengo los medios para hacerlo. Prometo que si en algún momento cambio la máquina o consigo la forma de hacerlo, entonces subiré todo. Felicidades para todos.

Cesar dijo...

Jejejje que hijo ,muy bueno de este pesonaje tengo unos cuantos los compré en brasil despues te paso la lista