martes, 23 de octubre de 2007

La batalla del movimiento

La entrada de hoy la escribí en realidad ayer, que en realidad es hoy y es la entrada de mañana. Tuve la necesidad de hacerlo en este mismo momento, con la mirada todavía borrosa. Así que trataré de escribir como hacen en los diarios diciendo hoy por mañana y ayer por hoy, si se chispotea alguna fecha sepan disculpar.
Hacía mucho que no lloraba frente al televisor. Sólo recuerdo dos veces, hace muchos años mirando Cinema Paradiso, vaya a saber qué cuerda tocó aquel final en mí para que se me cayeran algunas lágrimas. La segunda fue hace menos mirando el Gran Pez. Ya conté antes que mi abuelo Pocholo fue El Gran Pez y verlo retratado en la pantalla me llenó de recuerdos hermosos y mucha nostalgia.
Recién termino de ver “Televisión por la identidad” el ciclo que comenzó en Telefé y que se seguirá dando los lunes a las 22. El ciclo muestra la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo por la recuperación de sus nietos apropiados durante la dictadura militar.
No soy nuevo en esto. En casa siempre se habló de política, participé en política desde muy chico y milité en política desde la adolescencia. Marché junto a las Madres en Marchas de la Resistencia pidiendo Aparición con vida y castigo a los culpables, pasé la noche en vela en los alzamientos militares durante el gobierno de Alfonsín y marché por las calles de Capital Federal contra el Indulto Menemista. Tuve el orgullo de que personas como Cacho el Kadri o Graciela Daleo o muchos más me consideraran un compañero y me contaran tomando un mate o un vino cómo había sido su militancia y su vida en cautiverio.
Digo esto para que se sepa que lo que se vio ayer no me tomó por sorpresa, no me enteré de nada que no supiera, sin embargo dos o tres veces los ojos se me llenaron de lágrimas.
Miré la historia de Tatiana, la primera nieta recuperada, sentado en el sillón del living junto a mi hijo de 7 años, contestándole todas sus preguntas, tratando de explicar lo inexplicable. Juan Manuel preguntó si de verdad todo eso había pasado, preguntó donde estaban ahora esos nenes y esos papás, preguntó cómo eran los militares, sospecho que los imaginaría como los monstruos de Scooby Doo, preguntó por qué habían hecho lo que hicieron y por último preguntó si eso podía volver a pasar.
Le dije que no, que la gente había logrado que eso no pudiera volver a repetirse, sin embargo sentí que en parte le estaba mintiendo, la desaparición de Julio López hace que uno no pueda decir que aquel terror sistemático está totalmente desterrado, pero entendí que la preocupación de él tenía que ver con que si eso nos podría pasar a nosotros y entendí también que si le decía que si le estaría generando miedo cuando en realidad lo que quería transmitirle era la necesidad de aprender la manera de enfrentarlos.
Y tal vez la forma en que me afectó la historia de ayer pasa un poco por ahí, yo tenía la edad de Tatiana en esa época y mis papás la de sus padres, pero también tengo ahora la edad de esos padres y tengo un hijo de la edad de aquellos hijos apropiados y entonces el reflejo ahora es doble y es ahí donde la historia nos pega de lleno en la trompa.
Además de excelentes actuaciones, de estar muy bien filmada y ambientada (los bonetes del cumpleaños por ejemplo tenían los dibujos de Anteojito y Pichichus) el programa de ayer estuvo muy bien musicalizado, el tema de Pink Floyd o Cuánto tiempo más llevará de Serú Girán generaron el clima justo y el final con Palabras para Julia y la imagen de la verdadera Tatiana emocionada y ovacionada fue un momento de los que no abundan en una televisión tan bastardeada. Pero este es un blog de discos infantiles y entonces elegí para hoy el disco de Julieta Magaña en el que se encuentra La Batalla del Movimiento, el tema infantil del programa. Probablemente haya sido el tema que más escuchara ella en su infancia, pero también me hace pensar que precisamente fue esa la batalla que ganaron las Abuelas. Esa batalla en la que mientras el terror y la indiferencia paralizaban ellas movieron cielo y tierra para recuperar a sus nietos, pero sobre todo para que sus nietos recuperaran su identidad, su vida, su historia y aquellos ideales que sus padres hubieran querido enseñarles, aquellos sueños de un mundo mejor, más justo y solidario. Y movieron los pies, y movieron las manos y movieron la cabeza y movieron todo el cuerpo sin parar un momento.
Ya son 88 los nietos recuperados, pasaron muchos años pero la lucha continúa. Estos programas sirven para eso, para que no nos hagamos nunca más los distraídos, para que entendamos que todos fuimos y somos víctimas de la dictadura militar. Para ayudar a las abuelas a seguir caminando, pasito a pasito, tomadas de nuestros brazos, con la frente alta y la esperanza inalterable de recuperar a todos los nietos que falta recuperar y que por fin y de una vez por todas los culpables del genocidio terminen sus días en una cárcel. Y para que entonces si, yo pueda decirle a Juan Manuel, y el día de mañana él pueda decirle a sus hijos que Nunca Más.
Hasta la próxima.

6 comentarios:

marianart dijo...

Espectacular la entrada de hoy, y te cuento que en el proximo capitulo, saldra un peladito haciendo una muestra de sangre que es mi tio. No es actor; sino que trabaja en el banco de datos del Duran para las abuelas.
De mas esta decir que yo estoy totalmente de acuerdo con todo lo que decis. Y hablaste de victimas... Tengo un amigo que es hijo de desaparecidos y cuando se entero no quiso saber nada con el tema. Y yo que siempre tuve una postura bien definida respecto al tema, te juro que lo entiendi. Mantengo mis esperanzas de que algun dia algo le haga click y se reencuentre con esos abuelos que lo estan buscando. Pero cuando vez el sufrimiento de los "hijos" se te hace tan dificil aclarar el panorama...
Realmente la historia nos duele.
Un abrazo Metepua.

Marta dijo...

Excelente tu nota de hoy.
También yo tuve escalofríos muchas veces durante el programa, no solamente por el tema, sino porque la ambientación fue tan precisa, tan exacta, que me trasladó en el tiempo a revivir cada uno de aquellos momentos de horror. Tu papá y yo, nuestros amigos, usábamos esa ropa, esos peinados, a ustedes los vestíamos como lo estaban los nenes que participaron.Los secuestros eran así, los Falcon también ... Mencionaste los bonetes del cumpleaños: la gaseosa era una botella de TAB. Fue inevitable viajar de nuevo al espanto y volver a sentir miedo.
Que nunca pare la Batalla del movimiento. Que siempre podamos mantener nuestra memoria sin parar un momento.

Anónimo dijo...

tu sabes cual es el nombre del tema de pink floyd que musicalizo el capitulo de tv por la identidad?

El Metepúa dijo...

Si, se, es The Great Gig In The Sky del Album The Dark Side of the Moon. Saludos y a tus órdenes.

Anónimo dijo...

Yo todavía sigo con el nudo en la garganta,el programa muy fuerte ,la entrada ..también.
Saludos

pablo dijo...

Muy buena nota metepua ... creo que te cruce por calle 12 el mismo 23 en que la publicaste y te lo iba a decir. Pero reaccione tarde y ya te habías ido. Otra vez será. No pude ver el programa pero estare atento para la próxima