jueves, 4 de octubre de 2007

Dedicado al Disco D

No recuerdo bien que personaje, pero en alguno de los cuadritos de Mafalda, uno de los nenes miraba a una mujer embarazada y decía “Que tierna aquella mamá con su hijito a casete”
Claro, eran otros años, hoy ningún nene de esa edad diría la palabra casete, porque seguramente ni sepan que existen. Tal vez dirían hijito a CD, o a DVD o por qué no aquella mamá con su hijito en el Disco D. Así podríamos llamar al bebé que crece dentro de una de las mejores amigas de este sitio. Pacha y Mariana, después de llenar su disco C de recuerdos y vivencias decidieron hacer Backup y guardar lo mejor de los dos en el Disco D para que nunca se pierda.
Hace unos días contaron que van a tener un varón.
Recuerdo que cuando mi mujer quedó embarazada todo el mundo me preguntaba si quería un varón o una nena. Yo decía que me daba lo mismo. Si era varón yo elegía el nombre, si era nena lo elegía Alejandra. “Con tal que sea sanito” bromeaba yo imitando la voz de una abuela. La primera ecografía no da muchas pistas, ese poroto es el bebé, ese ruido que escuchan es el corazón, todo está perfecto, felicitaciones, chau.
Yo tenía el nombre pensado de toda la vida aunque no sabía si lo iba a poder usar. Recuerdo que un domingo estaba muy triste, a la mañana Ale me había contado que el bebé empezaba a moverse, pero el día había sido muy complicado. Todos decían que hasta que yo pudiera sentir las pataditas iba a pasar un tiempo largo. Sin embargo, esa misma noche Alejandra agarró mi mano, la puso sobre su panza y ahí no más sentí el golpecito. Desapareció la tristeza, se desvanecieron los problemas. Fue en ese momento en el que sentí por primera vez que lo único que importaba en el mundo era que mi hijo fuera feliz. Fue el primer mimo de Manu y justo en un momento complicado.
En la segunda ecografía ya nos dijeron que era un varón. Y ahí comprobé que era cierto, no me sentí más feliz por saber el sexo, ni porque iba a elegir el nombre yo, ni por imaginarlo acompañándome a la cancha. La emoción de ver su cuerpo delineado, de saber que estaba bien, de ver por primera vez a mi hijo, aunque fuera en blanco y negro alcanzaba para ser feliz.
Los hijos son todo, y uno lo aprende en el mismo momento en que hace contacto con ellos. Por eso las mujeres son inmensamente mejores que los hombres, ellas hacen contacto con la vida mucho antes y en forma más directa y en ese momento entienden qué es lo que realmente importa. Las madres conocen un secreto que los demás nunca sabremos.
La entrada de hoy está dedicada a Mariana y su Disco D, pero también a todas las futuras mamás, las que lo son ahora y las que lo fueron ya. Aquellas que ven como su cuerpo se modifica, que sienten crecer dentro de ellas cada centímetro del bebé, las que se bancan las molestias y dolores porque saben que en su panza vive lo más lindo de este mundo.
Ciertamente el poema elegido no es una alta pieza literaria, pero valga la intención. Después de todo este es un blog de discos, no de poesías, así que sabrán entender. En este simple editado por RCA Victor en 1976 el reciente actor Hugo Arana recita dos poemas de Mochulske y Luis Buero, acompañado por Horacio Malvicino y su orquesta. Del lado A “A mamá en un pedacito de vida” y del otro lado “Para una media mamá” Cursilerías aparte este es uno de mis discos preferidos, por lo raro y bizarro y por esa tapa en la que se muestra en todo su esplendor la cara bonachona del Groncho y Huguito Araña.
Un saludo entonces a todas aquellas mujeres que en este octubre tendrán su primer día de la madre mientras se imaginan la cara de su primer bebé.
Hasta la próxima.

Para una media mamá

Fue hace seis meses y medio que una célula creadora detonó el alba.
Y aunque yo se que este hermoso tesoro lo buscamos juntos,
no puedo evitar el deseo de sentarme un poco lejos de tu cuerpo
y contemplar emocionado la incontrolable luz que sale de tu vientre hacia adelante.
Ay, te agradezco tanto, pero tanto, estos meses de verdadera vida.
Este habitante secreto que en nuestras entrañas crece.
Y más aun te agradezco tu mirada celeste, indomable, serena,
que no suena como estridente campana pero llena la casa
de una vitamina inmensa, profunda. (…)
Tu panza es una dulcísima calabaza repleta de inocencias hondas y modestas,
una nave llena de pétalos inmarchitables donde viaja un ángel
muy lejos de la noche y el olvido.
Hoy, querida mujer, es el día que te dieron los que construyeron los relojes y diseñaron cerrados calendarios.
Y en este día quiero regalarte la línea más clara de mi voz.
Y decirte que una fuerza de rosas y semillas me hace imposible esperar tranquilamente el momento en que parirás tu máxima ternura.
Cuando mañana o pasado, desde las tinieblas de tu vientre aparezca el mediodía, sabré que todas las letras son pocas letras
y todos los números y sonidos no pesarán casi nada.
Porque toda la eternidad será una sola vida y toda la vida será una sola flor.

10 comentarios:

Marta dijo...

El 10 de noviembre de 1971 estaba yo sentada tejiendo para el bebé que venía en camino y escuchando un LP de Serrat. De repente, sentí una mariposa que aleteaba en mi panza ... ¿o era un pececito que andaba nadando? Me quedé muy quieta, contuve la respiración ... y la sensación desapareció. El tema que escuchaba en la voz de Serrat era "Tu nombre me sabe a hierba". Esa noche se lo comenté a papá, quien muy cauto me dijo "Te habrá parecido". Pero, al día siguiente, cuando iba en viaje a Florencio Varela, rumbo a la escuela, ese movimiento apareció de nuevo.Se lo comenté a una compañera, mamá ya de dos hijos, y me dijo "Es el bebé, ya empezaste a sentir cómo se mueve". Agendá estos datos, todavía los recuerdo, pero ... el tiempo hace estragos con la memoria ...
A Papá le daba impresión poner su mano en mi panza.Pero una noche, en la que los dos dormíamos profundamente y yo tenía mi panza contra su espalda, diste tal patada que nos despertaste: Papá encendió la luz del velador, y me preguntó "¿Tanta fuerza tiene?".
Y, bueno, tanta fuerza tenés ... Por el día que comencé a sentirte deberías ser un gran zapateador de malambo ... No pierdas nunca tu fuerza. Besos.

Marta dijo...

Fe de erratas: la fecha exacta de mi anécdota es el 10 de noviembre de 1970 ... ¡¡ Ya te estaba sacando un año !! ¿O me falló la memoria?

Cristian dijo...

Muy bueno Metepúa.
Un abrazo.

Disco C: dijo...

Gracias!!!!!! no se que decir; y mira que hay que dejarme sin palabras... Cuando era chica me decian Zapata (si no la gana la empata) pero hoy; muda me dejaste.
Supongo que con un gracias lleno de emocion estamos hechos.
Gracias no solo por la dedicatoria sino por tus palabras tan cariñosas.
Un abrazo Metepua

Melissa dijo...

Cuando me recomendaron este blog me dijeron:¡entra que es demasiado bueno y el hombre es bien inteligente y muy buena gente!,pero se quedo corta.

El Metepúa dijo...

Bueno, chicos, me alegra que les haya gustado la entrada. Disfruten estos meses ¡¡¡Y duermaaaaannn!!! Jajajaja...
Gracias a todos por los comentarios. Saludos y buen fin de semana.

emarabotto dijo...

Hermoso...
Me hiciste llorar. Y recordar las mariposas/ pecesitos/ capullos que supieron estar en mi panza.

pacha dijo...

Grandisimo!!
Rezaba la cancion "copiaste la idea que tenia yo, justo antes de que yo la escibiera".
Es muy emocionante lo que estoy viviendo, y tambien lo es contar con el apoyo de los amigos.
No me salen mas palabras de agradecimiento.
Saludos bien cordiales

Ferípula dijo...

"Los hijos son todo, y uno lo aprende en el mismo momento en que hace contacto con ellos. Por eso las mujeres son inmensamente mejores que los hombres, ellas hacen contacto con la vida mucho antes y en forma más directa y en ese momento entienden qué es lo que realmente importa. Las madres conocen un secreto que los demás nunca sabremos."

Lo escribimos en el Obelisco, en las esquinas, en los paredones..., en los afiches...politicones...?
Lo escribimos?

Con esta frase...veo cuánto de buena persona tenés!!!!
Gracias por pasar por mi rancho; celebro también el misterio de la vida.
Hace tres días cumplí años...hice un post sobre una "posible conversación" entre mi melliza y yopo, adentro de la panza de mi mamaxita Catalina.

Un abrazo!
Y nop, Mariana no está sensible...
está embarazada!!!!!!

:)

El Metepúa dijo...

Lo encontraste Fer�pula. Gracias por las palabras. Ya hab�a le�do la conversaci�n con tu hermana y tambi�n me pareci� muy linda. Yo tambi�n tengo una relaci�n muy linda con mis hermanos, aunque tengamos distinta edad. Nos seguimos viendo. Saludos.