miércoles, 5 de septiembre de 2007

Pronunciá bien,,, no seas fantasma

Hoy escuchaba (nuevamente) aquella discusión sobre si es necesario castellanizar las palabras en inglés o hay que usar la fonética para que nos salga lo más parecido a como nosotros creemos que se dice.
Realmente no es algo que me preocupa mucho, para mi la “seven ap” no es 7 up, así como el corner no es tiro de esquina o el dividi no es devede. No tengo ese costado chauvinista, para defender un idioma que, en realidad tampoco es el mío, si tenemos en cuenta que nací en América con ascendencia de italianos, franceses, españoles y vaya a saber cuántos antepasados más.
Lo más divertido es como hemos argentinizado algunas palabras y sobre todo algunos nombres de personajes.
Mi cuñado es sudafricano, sus padres son argentinos pero él nació allá y vino a vivir a la Argentina a los 21 años. Es muy gracioso para mí escucharlo hablar en inglés y darme cuenta cómo tratando de hablar ese idioma ni españolizamos ni pronunciamos correctamente. Pero sin dudas el que más se ríe es él cuando nos escucha hablar en un supuesto inglés.
No me banco mucho a Enrique Pinti, lo quiero aclarar antes de citarlo para evitar confusiones, no me banco a la gente que se queja de todos por igual, como si todo fuera lo mismo y nunca se juega por nada. Pero en uno de sus monólogos hay una parte que tiene que ver con el tema de hoy y que me causó mucha gracia. Cuenta la anécdota de una vez que fue a comer a un restaurante en Italia y entraron turistas argentinos, el padre, pretendiendo hablar en italiano le pidió al mozo: “Per la nena camone” Que no quiere decir para la nena jamón, en italiano, sino que era la forma en que, probablemente a su abuela italiana, le salía decirlo en español. Así somos todos, ni en inglés ni en castellano, usamos una mezcla inentendible y sin sentido.
Volviendo a mi cuñado, con lo que más se divierte es cuando le decimos cómo se tradujeron acá los nombres de actores o personajes. Mario Baracus, es uno de los que más gracia le causa, pero hay muchos. El más emblemático para mí es Arturito, el robot de Star Wars. Recién cuando vi la película subtitulada y escuché la entonación, me detuve a pensar cómo y por qué R2 D2 se había transformado en Arturito.
El personaje de hoy es otra muestra ¿Por qué Casper es Gasparín? Probablemente haya una explicación, o no, simplemente puede haber sido una cuestión de buscar un nombre parecido vaya a saber con qué fin.
El verdadero Casper nació en 1945 como un fantasma amigable que quería hacer amigos en el mundo terrenal y chocaba siempre con que lo primero que producía era miedo y tenía que demostrar que no era malo como sus colegas, lo cual siempre terminaba logrando.
Es muy común chocarse con casos como estos en nuestros días, por supuesto no con fantasmas, sino entre hombres. Siglos de cultura racista y xenófoba han inculcado la idea en las sociedades de que el distinto es peligroso. Y con el tiempo eso ha ido virando para que el pobre tenga que demostrar que no es ladrón, el gitano deba demostrar que no le interesa robar chicos, el italiano que no es bruto, el gallego que no es burro y así miles de ejemplos. Los únicos que no tienen que demostrar nada son los poderosos, los rubios y los millonarios. Y como consecuencia de esto se han producido las mayores injusticias y discriminaciones en todas los estratos sociales. Lo malo es que lo que a Casper, o Gasparín le costaba un capítulo de dos minutos demostrar, a muchas personas le cuesta la vida.
El disco es importado de los Estados Unidos, Casper… The Friendly Ghost. Haunted House Tales, por lo tanto está totalmente en ingles y no entiendo ni jota lo que dice. Aparentemente es un cuento musical, ya le pediré a mi cuñado que lo escuche y me cuente de qué se trata. Pero me gustó muchísimo la tapa. Gasparín el fantasma amigable era uno de mis dibujitos preferidos cuando era chico y no podía perderme esos dibujos en mi colección. Me dijeron que lo dan en Boomerang a las ¡3 de la mañana! Un horario muy adecuado para fantasmas pero inaccesible para mí.
Ahora si, prendo mi Spaar y “Adios fantasmas”
Hasta la próxima.

1 comentario:

Marta dijo...

El que nos gana a todos en casa con su pronunciación, aunque no sepa lo que está cantando, es tu hijo. Repite lo que escucha sin darle ninguna vuelta y ni agregarle ningún adorno. Sus oídos todavía están vírgenes y repite la fonética tal como debe ser. La canción de Scooby Doo la sabe entera.Stephen siempre lo hace notar. El otro día, cuando el nene tenía prueba de inglés y debía nombrar diferentes objetos, lo llamaba por teléfono a su tío sudafricano para que le dijera cómo debía hacerlo, y no sonaba para nada similar a lo que yo pretendía que dijera.
Por mi parte, para disimular mi ignorancia sobre el tema, le canto a Stephen "Chincl bel, chincl bel, chincl ol de güeis", y me quiere matar. No lo hace por no asesinar a la suegra e ir en cana ...