domingo, 23 de septiembre de 2007

Para eso estamos

Hace unos días recibí un e mail de una chica de Chile en el que me contaba que había llegado de casualidad al Blog y me consultaba si yo conocía un grupo infantil argentino: “Parece que eran pollitos” me decía. Y agregaba que cantaban canciones de una Hormiguita Hippie, el auto de un gallo que chocó con una vaca, soldaditos de papel, etc. Este grupo, me contaba Sandra, había marcado su infancia y ahora quería traspasárselo a su hija.
Por supuesto conocía el grupo “Los Pollitos” así que sólo faltaba conseguirle algún disco que tuviera esos temas. Faltaba más, para eso estamos.
Ayer me fui hasta Capital Federal, tenía que ir a retirar algunas cosas que había comprado por Internet, entre ellas un muñeco de Vilma, la amiga de Scooby Doo que mi hijo se había comprado en Internet con sus propios ahorros. Mi hijo es tan fanático de Scooby Doo que parece que todo su mundo gira alrededor de él. Sus juguetes, sus historias, sus sueños, sus dibujos. De tal palo tal astilla dice el refrán, él también salió coleccionista. Desde hace unos días puede verse en el canal de Cartoon Networks la publicidad de unos jugos y gaseosas que canjean vasos de Scooby Doo a cambio de tres tapitas. La gaseosa es Naranpol y no se distribuye en mi ciudad. Empecinado en conseguir esos vasos escribí a la empresa preguntándoles cómo podía hacer para conseguirlos. Así somos los padres, hacemos cualquier cosa con tal de darle un gusto a nuestros hijos. Para eso estamos.
El mismo día recibí la respuesta de la gente de Narampol. Me pedían un número de teléfono para comunicarse con nosotros y arreglar para hacernos llegar unos vasos para Juan Manuel. A los tres días una camioneta de Narampol estacionaba en la puerta con una encomienda a nombre de él, traía los distintos modelos de vasos, los afiches y los cartones de promoción. La alegría de Manu era indescriptible. Les escribí para agradecerles y les conté lo feliz que lo habían hecho. La respuesta fue: Para eso estamos.
Decidí aprovechar mi viaje a Capital para ir a Parque Centenario y buscar ese disco de Los Pollitos, cuando llegué me encontré con un operativo policial que asustaba. Camionetas, patrulleros, motos y hasta bicicletas de la policía.
Cuando terminan los puestos armaditos de la feria de Parque Centenario los vendedores más humildes tiran sus trapitos con chucherías, en muchos casos para vender las cosas que recogieron revolviendo la basura durante la semana. En cada lugar donde esta gente improvisa sus puestos había un cartel que decía queremos trabajar, basta de discriminación, y un policía parado. Con sus trajes azul oscuro, sus chalecos anaranjados y sus machetes impedían que esta gente pudiera ganarse unos pesos trabajando. Para eso estaban.
Los puesteros se habían reunido en asamblea y a viva voz discutían lo que tendrían que hacer. El Partido Obrero de Almagro apoyaba con sus banderas y carteles, Crónica TV no tardó en llegar con su móvil y mientras el notero le ponía el micrófono a los más viejos y el camarógrafo instigaba a la gente para que aplaudiera y cantara “Queremos trabajar, queremos trabajar” las horas pasaban sin que esta gente pudiera hacerlo, que para eso estaban.
Me fui con bronca, pensando en los discursos que se escuchan a diario en bocas de políticos, funcionarios, periodistas y formadores de opinión. Me fui pensando en las estadísticas, en las quejas por la inseguridad y los robos, en la inflación, en la línea de pobreza, en el trabajo y la desocupación.
¿En qué piensa el funcionario que da la orden de no dejar trabajar a la gente? ¿Qué pretende? ¿Será que hay tantos políticos y funcionarios acostumbrados a robar y estafar que creen que todo el mundo debe vivir haciendo lo mismo? Pues bien señores ¡Sorpresa! No todo el mundo quiere vivir robando. Todavía somos muchos los que pretendemos vivir dignamente y ganarnos trabajando lo que consumimos. La de ayer era una postal muy Pro de lo que se viene en la Capital Federal. Para eso los votaron y para eso están.
Como pueden ver Sandra ya tiene su disco de los Pollitos con las canciones del gallo y la hormiguita Hippie para compartir con su hija, Juan Manuel ya tiene Su Vilma y sus vasos de Scooby Narampol, aunque no se si los puesteros de Parque Centenario habrán podido armar hoy sus puestos de chucherías usadas.
Por suerte en este mundo todavía queda gente dispuesta a colaborar con los demás a hacer realidad un sueño como la gente de Naranpol o hacer feliz a un hijo como Sandra, o a ganarse la vida dignamente como los vendedores de Centenario. Lástima que no sean los que tienen el poder. Entre todos tenemos que conseguir que las cosas cambien. Para eso estamos.
Hasta la próxima.

2 comentarios:

Marta dijo...

Por haber sido testigo del momento en que Manu recibió la encomienda y de su indescriptible alegría, me da ganas de ir a Santa Fe a abrazar a la gente de la empresa Narampol. Cuando llamaron a casa para pedir mi dirección y enviarle la caja al nene, les dije que jamás se imaginarían lo que estaban haciendo por darle felicidad a un chico. Y la respuesta fue la misma que te diron a vos: "PARA ESO ESTAMOS, SRA."
Lástima que la policía esté para reprimir, los políticos para mentir y robar, y qué suerte que la gente linda esté ... para seguir demostrándonos que la solidaridad aún existe aunque cada vez se note menos.

Sandra dijo...

No importa la zona geografica en que nos encontremos, los sentimientos son los mismos. La nostalgia que da recordar la infancia y sentir de nuevo a traves de una canción o una imagen esa época tan inocente.
Gracias por querer ayudarme en el asunto de los discos y ojalá yo pueda hacer lo mismo por ti cuando lo necesites.
Saludos desde Chile!