lunes, 10 de septiembre de 2007

Feliz cumpleaños Gordo

El viernes pasado hubiese cumplido 71 años Jorge Porcel. Algún disco del Gordo hemos comentado ya en este lugar y para hoy elegí Don Mateo´s Nueva Onda Revival, de La Peluquería de Don Mateo en la que seguramente fue su última versión graciosa y con éxito.
Pasaron después Emilio Disi, Miguel Ángel Rodríguez y Fredy, Pacho y Pablo pero como era lógico ya no fue lo mismo.
Aquel sketch en el que reemplazó a Fidel Pintos tuvo una audiencia impresionante a principios de los 80’s cuando atendía a Rolo Puente rodeado de personajes que supieron crear el marco ideal para semejante éxito. Carmen Morales como la manicura Jijiji, Luisa Albinoni como la Chica del Arbolito, Los Piruchos, protagonizados por Carlitos Russo y Miguel Angel Cherutti, que eran muñecos imitadores que funcionaban a pila, aunque nunca llegaron a decir por dónde les ponían las pilas; la Tana Noemí Alan, María Rosa Fugazot y muchos más personajes que entraban y salían de la peluquería antes de que Rolo Puente comenzara a cantar y terminara con la brocha llena de crema en la boca.
El Gordo Porcel comenzaba a transitar los que fueron tal vez sus años más exitosos en la televisión, aquellas recordadas rutinas con Minguito en Polémica en el Bar, y después Las Gatitas y Ratones de Porcel con el histórico dúo junto a Jorge Luz para La Tota y La Porota.
Yo recuerdo a varios de mis peluqueros. La peluquería infantil por excelencia de La Plata en la década del 70 era Bambi, en la que llegó a cortarse el pelo mi hijo hace unos años antes de que cerrara y que mantenía todavía los personajes de Disney cortados con el Segelín.
Otro que me cortó el pelo fue el viejo Tartarini, y cuando digo viejo digo viejo. Era el peluquero de mi abuelo y le había cortado el pelo también a mi papá cuando era chico. El antecesor de Prellezo. Un asesino de cabezas como no volví a encontrar. Cortaba el pelo a la antigua, con navaja y esas maquinitas que te enganchaban los pelos de la nuca y te hacían ver las estrellas. Eso si, calentaba las maquinitas en la estufa a querosén para que no sintieras el frío. Algo es algo.
Hablando de Peluqueros también me acuerdo de Marquitos, otro viejo peluquero de a la vuelta de mi casa. Típica peluquería de barrio, con un sillón enorme, el mueble de madera trabajada lleno de espejos y arabescos que ocupaba toda la pared, también navajas y maquinitas y además esos perfumeros de vidrio con la perita de goma. Ahí mismo funcionaba un kiosco muy particular, no vendía cigarrillos porque no dejaba ganancia, ni figuritas porque no le robaba la plata a los padres. Al menos eso decía Don Marcos. Lo que si tenía era venta alquiler y canje de novelas de bolsillo, policiales, de suspenso, de vaqueros y de amor. Cantidades impresionantes de estas novelitas abarrotaban los estantes del quiosco y recuerdo que en una época me había dado por consumirlas, tendría 11 o 12 años.
También me cortó el pelo Chichilo, otro peluquero histórico de La Plata. Este se hizo famoso por haber creado el “Corte a la Romana” que fue furor en los 60 o 70. Tano cerrado pero con peluquería céntrica en la que desde hace muchos años son habitué muchos personajes de la ciudad. Chichilo si cortaba bien, pero era medio caro y lo mío no era tan sofisticado como para justificar la erogación.
Hoy me corta Charly, un pibe macanudo que cada vez que voy me pregunta por mi colección y las cosas que conseguí.
El peluquero debe ser sobre todo memorioso. Además de recordar cómo te gusta que te corten los peluqueros recuerdan tu ocupación, cuántos hijos tenés y hasta algún drama pasajero que les contás mientras te cortan el pelo y por el que te vuelven a preguntar en la próxima visita a los dos meses para ver cómo se solucionó.
Según mi suegro los peluqueros cobran más que el presidente. Él dice que cobran 15 pesos por cortarte en 15 minutos, por lo tanto haciendo cuentas cobran 60 mangos por hora y a 8 horas por jornada son 480 pesos diarios. ¿Todo un sueldo, no? Mejor no ponerse a discutir con el suegro, pero si así fuera no estaría mal. El peluquero define en esos 15 minutos cómo vas a verte al menos por los futuros 30 días, así que más vale no protestar por el precio del corte, agachar la cabeza como ellos piden y encomendarte a sus tijeras rogando que no se les vaya la mano.
En este disco de La Peluquería de Don Mateo de 1981 hay muchos temas de la época del Club del Clan, pero hay una joya escondida que es la rutina del Gordo y Rolo Puente, el tema Que Suerte que cantaba Violeta Rivas pero cantado por el gordo en su papel del peluquero ucraniano, el tema Jugando con mi corazón por Rolo Puente y como broche Libre Solterito y sin nadie cantado por los dos personajes a dúo, si aquel Twist de Leo Dan que era el tema símbolo del programa. Además un contradictorio Despeinada de Palito Ortega, Bikini a lunares amarillos, diminuto, justo, el tema que revivieran las Viudas pero en la versión de Luis Bastian; el Baile del Ladrillo por Violeta Rivas, La media medalla por Lalo Fransen, Para cuando Joven o Vuelve Primavera entre otros tantos. Y entre tema y tema Rolo Puente hace una introducción con una reseña para cada intérprete. El disco es una joyita, no sólo por la tapa sino por la cuidada búsqueda de temas que prefirió las canciones símbolo a los típicos compilados de temas y cantantes desconocidos.
Hasta la próxima.

3 comentarios:

Marta dijo...

Me reí mucho más con Fidel Pintos que con el Gordo Porcel en la Peluquería, pero muy bien vale el recuerdo. Sobre todo si sirve para recordar a quienes tuvieron (y tienen) en sus manos nuestra cabeza. Mami amaba los rulos, porque ella tenía el pelo muy lacio. Mis hermanas y hermano habían nacido con el pelo crespo como el de Papi, pero yo había salido a ella. Entonces ... desde chiquita me llevaba para que me hicieran la "permanente", que yo odiaba ... Rulos artificiales y flequillo me acompañaron durante toda mi infancia. Ahora, con esta humedad, siento que he vuelto a esa etapa: parezco una oveja y el flequillo ha vuelto a ser parte de mi peinado. ¿Será una regresión, che?

K.Chivache dijo...

No olvidemos que Eddie Pequenino también atendió la peluquería con Marcos Zucker como el cliente.
Yo puse el tema de Leo Dan (que los miércoles del 81 cantaba el país)por el gordo y rolo en el blog para que el que quiera lo escuché y recuerde.

El Metepúa dijo...

Es cierto, esta mañana lo estuve escuchando mientras me fijaba si habías subido algo nuevo. Saludos.