miércoles, 29 de agosto de 2007

Qué tren, qué tren, qué tren...

Para mi gusto pasó demasiado desapercibido o por lo menos no se le dio la trascendencia que merece. No es un aniversario más.
Hace 150 comenzaba a rodar el primer tren en la Argentina y por ejemplo el “Gran diario argentino” no lo pone en tapa. Parece que es más noticia una mujer de 50 años enamorada de un pibe de 12 y así estamos.
El 29 de agosto de 1857 salió el primer viaje del primer tren de nuestro país. La locomotora La Porteña partió desde la Estación del Parque hacia Floresta. Plaza Del Parque es hoy Plaza Lavalle la estación estaba donde ahora está el Teatro Colón.
Comenzaba así la historia de los ferrocarriles en la argentina, una historia que tuvo idas y vueltas y fue testigo del progreso de nuestro país, de grandes entregas del patrimonio nacional, del nacimiento, esplendor y posterior desaparición de pueblos enteros y de innumerables atropellos a los que son sometidos desde hace años los más humildes que son los que usan este medio de transporte a diario en la Argentina.
Los ferrocarriles dicen mucho de la historia de un país. Su trazado por ejemplo permite ver el proyecto de desarrollo que tiene quien lo hace. Mientras en el mundo hay trenes cada vez más grandes, más rápidos, más confortables, en nuestro país los trenes son un asco, y no lo digo porque lo veo en la televisión, yo viajo bastante en tren.
Para mí es un medio de transporte mágico, el que más me gusta, el único de los transportes terrestres que hacen que el viaje forme parte del paseo. Sin embargo en los últimos tiempos toda noticia que tenga que ver con los trenes está relacionada con quejas de los usuarios, hechos delictivos, atrasos, malos servicios, mal estado de los coches las vías y las estaciones. Un desastre. Está claro, el tren no entra en el modelo de país que se instauró en nuestro país en la mitad de la década del 70 y fue perdiendo terreno con los años hasta llegar a la entrega total en la década del 90 con el gobierno menemista.
Todavía recuerdo la lucha contra la privatización de los trenes. “Ramal que para ramal que cierra” decían como si el tren fuera un capricho que se mantenía para darle trabajo a unos pocos.
Los vagones son cada vez más camiones para ganado, rotos, sucios, desangelados.
Yo para estas cosas soy un optimista, sueño con que en algún momento volvamos a ser un país en serio, con un proyecto claro de crecimiento, con que las vías vuelvan a unir el país entre si como una telaraña y florezcan otra vez lo pueblos alrededor de su estación.
La porteña fue restaurada después de años de estar inutilizada para que pudiera volver a recorrer las vías. Es algo simbólico, pero tal vez algún día todo el sistema ferroviario se restaure y con él recuperemos aquel sueño de tener un país realmente federal.
Este simple de 1979 de Margarito Tereré y toda la pandilla viajando en tren a vapor viene con auspicio. Los chocolatines blancos Milkibar eran una delicia, de aquella época en que el chocolate blanco tenía gusto a eso y no a grasa como ahora. El otro día leía en el blog de K Chivache: http://uncachivache.blogspot.com/ un indignado post en el que se quejaba de la baja en la calidad de las golosinas que hace años nos deleitaban. Él tiene para algunas la explicación y ahí lo demuestra. Seguramente todas tienen que ver con razones comerciales y de ahorro en los costos.
Los temas del disco son: La marcha del Chocolate: Hola ¿Qué tal?... todo mil todo milkibar. La gente feliz saluda comiendo su chocolatín… Me va todo mil en este trencito de Chocolatín… Y del lado B la ronda redondita.
Hasta la próxima.

8 comentarios:

Marta dijo...

¡¡ Cuando yo era chica fui al museo de Luján con Papi y Mami y vi LA PORTEÑA !!!!
Un chiche.
Pero vos sabés muy bien que en los trenes actuales prefiero no subirme ... esos asientos duros y fríos, la falta de ventanillas, esos amontonamientos, hacen que una hora y media de viaje a Constitución (y a la inversa a La Plata) sean un castigo que sólo puedo soportar si al viaje lo hago con vos. ¡¡ Y me bajo antes lo mismo !!

marianart dijo...

Uno de nuestros viajes al Norte lo comenzamos en tren. Era la segunda vez que el tren salía desde Bs. As hasta Tucumán, luego de su reinauguración. Fueron veintipico de horas arriba de un tren que iba despacito cortando los yuyos que resistían sobre las vías al paso del tren. Llegando a Rosario algunos se divirtieron arrojando piedras al pobre tren y no quedo ventanilla sana. Pero lo mejor del viaje fue cuando al pasar por pequeños pueblos o estaciones olvidadas la gente salía a saludar al tren. Muchos vendedores se agolpaban para ofrecer sus mercancías. Es que con el tren; llega el trabajo…
Y no nos olvidemos; que años atrás (unos cuantos) los ferroviarios junto con los bancarios y maestros eran de los mas respetados en nuestros país.
Puse tren muchas veces no? Ja!
Saludos gente.

K.Chivache dijo...

Ante todo gracias por la mención. Igual la baja de calidad no es solo en las golosinas. Fijate que ya no tenemos propuestas ingeniosas apropiadas para nuestros chicos, en su lugar los "gatos" de la tele consiguen un papito que les banquen el espacio y así temrinan generando pimapanes varios. Por lo demás... Cada vez que veo "El Profesor Patagónico" me acuerdo de lo que eran los trenes y puteo contra el turro que cerró los ferrocarriles.
Vamos pa trás, no?

Marisa dijo...

Yo no puedo hablar mucho de trenes por que este año fue la primera vez en mi vida que viajo en tren y subtes (nunca antes) lo que me perdi por mis fobias,jajajaj ¡¡es espectacular!!!
¿de donde sacaste este disco?Buenisimo

Ezequiel dijo...

Es la primera vez que entro al blog.Yo colecciono discos tambien ,no hace mucho,gracias a que Marisa me contagio con este lindo virus,del coleccionismo pero lo mio no son los infantiles ,me dedico a los de rock nacional,y ahora me estan contagiando con los muñecos.jaja.Esta bueno el blog.

El Metepúa dijo...

Bienvenido Ezequiel, vos sabés que hace un mes más o menos, decidí ampliar mi colección de discos infantiles y de tv y sumar los de Rock Nacional, como una continuación. Pero decidí ponerle un freno de antemano para qeu no termine comprando cualquier cosa y me hice una lista de los discos que para mí son los más simbólicos, algo así como los 50 discos que no me pueden faltar. Igual lo tomo con calma, de a poquito van a aparecer. Por ejemplo ya tengo los dos de Sueter y el de La Torre del listado, claro que también tengo otros discos muy buenos. Si querés escribime un mail y vemos si por ahí yo te puedo conseguir algo en mis paseos para después canjear. Saludos.

Marisa dijo...

Que paso?? no te acordaste que ayer 30 de agosto hizo 38 años de plaza sesamo??..tenes el vinilo? si no lo tenes te lo canjeo. SESAME STREET 1
Un beso.

El Metepúa dijo...

Che, esto no es una efemérides, no verdugueen. ¿38 años cumplió? Viejísimooooo... ¿No era medio nabo Plaza Sésamo? Ok, ya escribiré sobre ellos, igual no tengo el disco.