domingo, 5 de agosto de 2007

No seas burro, che...

Alguno ya pasó por acá hace un tiempo. Los discos de publicidades también forman parte de mi colección. En este caso no se trata exactamente de un disco publicitario porque no nombra la marca del mate cocido en ningún lugar, sin embargo, el dibujo es inconfundible, y los estribillos de las canciones también hacen referencia a las infusiones: “Al trotecito, tecito, tecito, llegó el burrito popular… y desde entonces en la Argentina todos gozamos de bienestar".
Recuerdo que en la escuela primaria tenía un compañero que había tenido un accidente doméstico, creo que le habían estallado unos sifones o algo así y tenía varias cicatrices en la cara y la cabeza. El ingenio popular nunca descansa y los chicos suelen ser muy crueles. El sobrenombre que le pusimos fue Cachamai, por tener todo el mate cocido. Hace poco lo encontré y todavía mantiene como sobrenombre “Cacha”. Hay cosas que duran para toda la vida.
Mi abuela tenía colgado al lado de la Singer un burrito de Cachamai. ¿Qué habrá sido de él? Era de madera y en las alforjas llevaba dos almohadillas en donde se clavaban los alfileres y las agujas. Siempre se contó una anécdota en mi casa según la cual yo la había tenido a esa misma abuela toda una tarde dándome tesitos digestivos y medicinales diciéndole que eran de distintos gustos frutales. Los que recuerden las cajas de aquellos años sabrán que eran blancas, con el dibujo del burrito y el borde de la caja de un color distinto para cada sabor.
La última anécdota que tengo relacionada al burro de Cachamai, y no se si no voy al Guiness como el que más anécdotas tiene con este personaje es de hace unos años. Una tarde dejamos señado con mi vieja en una feria de acá de La Plata un enorme burro de plástico de Cachamai como el de la foto pero impecable, no recuerdo por qué no lo llevamos, tal vez porque el vendedor no tenía cambio, o algo así. El vendedor no volvió a aparecer por la feria y nunca más volví a ver el muñeco. Hace unos días apareció publicado en un sitio de subastas (de ahí saqué la foto) pero esta vez no estaba a mi alcance. Y bueno, ya va a aparecer.
Este disco simple, Las alegres canciones del Burrito, trae dos temas de Rody Koy, el Chamamé del Burrito, interpretado por Los alegres Correntinos y la Cumbia del Burrito, interpretado por Nildo y su agrupación. Toda gente de éxitos resonantes.
Como todos los domingos la entrada es medio light (y digestiva en este caso). Además estamos saliendo para, por fin, ver la película de The Simpsons. Ya les contaré.
Hasta la próxima.

4 comentarios:

Marta dijo...

¡¡ Cómo nos perdimos el burrito !! A lo mejor, si nos esforzamos un poco, podemos llegar a ubicar al vendedor y, en una de ésas, todavía nos lo tiene guardado.
De última, buscaremos uno de verdad para que nos patee por salames.
A lo mejor, hasta logramos encontrar a PECHURICO, el burrito en el que paseaste por La Falda cuando tenías 18 meses. En realidad, se llamaba Perico, pero como siempre te gustaron las cosas complicadas, lo rebautizaste ...

Marisa dijo...

Perdon....pero si no me equivoco, el burrito esta publicado todavia!!ojala tengan suerte.
Asombradisima como siempre con tu coleccion.EXITOS.

El Metepúa dijo...

Si, la verdad es imperdonable. Esas oportunidades no se deben dejar pasar. Y bueno, sirve de experiencia. Marisa, el burrito que está publicado es muy lindo, pero no es el burrito al que yo me refiero. El que yo digo es de plástico y muy grande. Si encuentro la foto en internet la subo. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola Metepúa!
Soy Flor, una de los que te hicimos el reportaje el viernes, en "Va... de retro". Leo tu blog y no puedo creer las excelentes cosas que tenés. Gracias por participar en nuestro programa! Muy bueno lo suyo! Seguimos en contacto!
Un abrazo!!
Flor