martes, 28 de agosto de 2007

Hoy cumple años el Rey de la Sanata

Los nefastos hermanitos Sofovich siempre reciclaron sus ideas, variando los personajes, la escenografía, agregando una cola, un extra o una cara bonita. Hay que reconocer que más allá de gustos y críticas, tuvieron muchos programas exitosos. Dos de esos programas fueron Polémica en el Bar y La peluquería de Don Mateo.
A principios de los 80 los dos programas tuvieron tal vez su última época de oro. El Gordo Porcel con Rolo Puente, acompañados por Jijiji Morales, Luisa Hola Mami Albinoni, los Piruchos y tantos más marcaron una época al igual que la mesa de Minguito con el Gordo, Rolo Puente, Javier Portales y Mario Sanchez en el bar de Alberto Irizar y el Preso. En este caso recuerdo que lo más gracioso eran los cruces entre Porcel y Minguito en la barra antes de que llegaran el resto de los integrantes. Desde un primer momento me llamó la atención la foto en blanco y negro que presidía los dos lugares. ¿Quién era ese narigón que sonreía detrás de todos?
El Rey de la sanata me dijo mi viejo, Fidel Pintos. Ocupaba el lugar que después ocupó Mario Sánchez.
Me decía mi viejo que Fidel Pintos era un fenómeno, que se ponía a hablar sobre un tema, serio, como si estuviera dando cátedra, pero en realidad no decía nada.
Dicen que era un comediante de primera, fue estrella en la radio, en el teatro, en el cine, en la revista y finalmente en la tele.
Hoy Fidel Pintos hubiera cumplido 102 años, y no es sanata. Seguramente estarán festejando como lo hicieron hace unos días con el cumpleaños del Negro Olmedo. Precisamente el negro fue un gran admirador de Don Fidel, el viejo lo tomó como su discípulo y protegido y había entre ellos una gran amistad.
En el disco de hoy editado en los 60 por Microfon Fidel Pintos y Alberto Olmedo cuentan los chistes que no pueden contar en televisión. Claro que como pasa con todos estos discos escuchados hoy no sólo no son verdes, no llegan ni a ser pícaros. Y además la gran mayoría no causa ni gracia. Claro que también es cierto que los hemos escuchado cientos de veces en la boca de cantidad de cómicos que los vienen repitiendo desde hace 40 años. Acá va uno por ejemplo:
¿Decime, che, mientras estás haciendo el amor vos hablás con tu mujer? Y… depende, si tengo un teléfono cerca si.
De chico me preguntaba cómo sería eso de hablar un largo rato sin decir nada. Trataba de imaginarme esa sanata que tanto le gustaba a mi viejo. Con los años Fidel Pintos cosechó una parva de seguidores, señores que vestido de trajes elegantes se llenan la boca de palabras estudiadas pero en realidad nunca dicen nada coherente. Sin embargo estos señores son los que deberían gobernarnos y, desgraciadamente, no hacen reír a nadie.
¡Feliz cumpleaños Fidel!
Hasta la próxima.

3 comentarios:

Marta dijo...

La televisión debería crear un ciclo en el que se repitieran las grandiosas actuaciones del Gran Fidel Pintos, para que vos y todos aquellos que por edad no pudieron, conocieran su genialidad.
Como siempre, tenés otro disco que debe ser casi un incunable.

Marta dijo...

La televisión debería crear un ciclo en el que se repitieran las grandiosas actuaciones del Gran Fidel Pintos, para que vos y todos aquellos que por edad no pudieron, conocieran su genialidad.
Como siempre, tenés otro disco que debe ser casi un incunable.

K.Chivache dijo...

Si ves "El Hermoso Brummel" con Fidel no solo descubrís al comediante que era antes de la tele sino que por momentos te parece ver al Negro Olmedo que, sin dudas, le saco más de un yeite al "viejo".