jueves, 23 de agosto de 2007

A dormir con los payasos

Anoche trataba de convencer a mi hijo, demasiado grande ya con sus casi 7 años, para que no se pasara a nuestra cama en el medio de la noche, provocando mi éxodo o el de la madre hacia su pieza, para dormir rodeado de muñecos de Scooby Doo, autitos y cuadros con motivos infantiles.
Pasa poco tiempo con ustedes, lo justifica una abuela que olvida que a mis hermanos y a mi nos tocaba la misma rutina cuando ella trabajaba y pasábamos el día entre abuelos y tíos y no por eso dormíamos en la cama matrimonial.
Manu apela a su imaginación sin límites y relata sueños imposibles, con los monstruos más horrorosos y las situaciones más terribles que van empeorando conforme avanza el relato. Sin embargo no se levanta a los gritos ni llorando, con lo cual el argumento también cae por su peso.
Lo cierto es que uno trata de ser un padre moderno y no caerle con todo el rigor de la autoridad, explicarle, llegar a un entendimiento, cerrar tratos y todo para que dentro de unos años encuentre motivos para quejarse por la educación recibida como hacemos todos con nuestros padres.
El cuento viene a que anoche decidí probar con el método de contarle que cuando era un bebé él dormía en su moisés y luego en su cuna, y que se dormía enseguida cuando yo le ponía música y lo hamacaba unos minutos. Y el CD que le ponía era un potpurrí de nuestras canciones infantiles que me habían grabado de distintos vinilos. Recuerdo que los temas con los que se dormía eran la canción de Pepino el payaso y La Gallina Turuleca. Dos de mis preferidos de la infancia. Fue ahí que decidí poner hoy un disco de Los Payasos de la Tele que todavía no había subido y elegí este, que es uno de los más raros de encontrar, editado por el sello Groove, el mismo que editó también el primero de Titanes y otro de los payasos con una caricatura espectacular de los payasos con los remerones azules. Los temas son de los más conocidos, ya que tiene la gran mayoría de las canciones del primer disco de los hermanos.
Y buceando en la historia de los payasos encontré un vínculo para los dos temas.
Ya dijimos que Los Hermanos Aragón son de una tradición de payasos, y de payasos conocidos y muy importantes en la historia del espectáculo. Y en el comienzo de esa tradición está el vínculo.
La familia Aragón pertenecía a la burguesía de Granada, uno de los hijos de la familia, Gabriel Aragón Gómez, se enamora de la hija del dueño de un circo que llega a su ciudad y pide trabajo ahí para estar cerca de ella. Para poder conquistarla se convierte en Payaso y con el nombre de El Gran Pepino, funda la dinastía familiar, se casa con Virginia, la equilibrista hija del dueño del circo, con la que tiene 15 hijos y crea la escuela de los payasos musicales. Uno de los hijos se hace payaso también y con el nombre de Tonino actúa con su padre, pero el resto de sus hijos también se dedican al circo. Uno de ellos, que compone un personaje de Negro Cubano, se casa con una equilibrista sobre caballos como su madre y tienen 4 hijos: Gaby, Fofó, Miliki y Rocío.
La historia de estos hermanos es bastante conocida ¿no? Lo cierto es que 80 años después del nacimiento del mayor de los hermanos yo dormía a mi nene recién nacido con una canción de ellos y otra que llevaba el nombre de su abuelo, aquel que por amor a una equilibrista largó todo, se unió a un circo y fundó una dinastía de payasos que le alegró la infancia a miles y miles de niños de nuestro país, pero también de varios países de toda América y de España.
Me despido por hoy, no sin antes contarles que ayer Juan Manuel durmió toda la noche en su cama.
Hasta la próxima.

4 comentarios:

Disco C: dijo...

Muy linda la entrada de hoy. Aunque al principio me dio un poco de miedo por la que se nos viene ja!. Los niños deberian venir con manual de instrucciones no?. Muy moderno si; muy moderno.
Saludos.

El Metepúa dijo...

Quédense tranquilos, un hijo es, por lejos, lo mejor que les puede pasar. Y ojalá que tengan la suerte de que les toque uno tan maravilloso como el mío. Eso si POR NADA DEL MUNDO dejen que se acueste nunca en el medio de ustedes porque no hay vuelta atrás. Jajajajajaja. Abrazos y besos para los dos.

Marisa dijo...

es chiquito todavia, dejalo un ratito!!que duerma con ustedes despues crece y lo van a extrañar.Yo todavia no soy mama pero cuando eso suceda segurisimo que lo voy a malcriar!!.Este disco tengo solo la tapa.ya va aparecer.Un beso.

Marta dijo...

¡¡Déjenlo dormir en el medio, que dentro de unos pocos años ni siquiera van a saber en dónde durmió !!!!!!!!!
La abuela.