sábado, 4 de agosto de 2007

A 50 años del quíntuple

Acallados ya los ecos del histórico reportaje de ayer, voy a referirme a otro hecho que marcó sin dudas un momento histórico para nuestro país. Juaaaaaaa!!!
Bueno, no, en serio, agradezco desde acá a la gente del programa Va De Retro de FM la Tribu por la charla de ayer, que al menos a mi me gustó mucho.
Ahora si, vamos al disco de hoy. Se cumplen 50 años del triunfo de Juan Manuel Fangio en el autódromo alemán de Nürburgring, que le permitió ganar su 5to título de campeón del mundo de Fórmula 1. Quienes saben de esto la calificaron como "la carrera del siglo" Recordando aquella carrera Fangio decía: "Los virajes que bajan hacia el puente, al final de la recta principal, donde había pasado a Froilán (González) en 1954, me ofrecían la posibilidad de ahorrar tiempo. Normalmente los tomaba en quinta velocidad, levantando un poco el pie del acelerador, intentando que el coche pasara la cresta sin saltar, de forma que no se castigase el coche en el aterrizaje. En ésta carrera, no levanté el pie para nada. Me quedé tan lejos como pude del interior y dejé que le coche despegara del suelo. Salí volando y aterricé al otro lado de la pista, a la derecha, justo junto a la valla; cuando miré por el retrovisor pude ver la nube de polvo que había levantado. Pero sabia que había ahorrado segundos, tratando estos dos tramos individuales de recta como si fuesen uno solo. No es algo que quisiera hacer en cada vuelta de ése circuito, pero ése año era especial. Como había perdido mucho tiempo en mi parada (por combustible y neumáticos), el box de Ferrari había indicado a sus pilotos que aflojaran la marcha. Así que mientras les iba dando alcance, ellos también se iban acercando a mí. Había ganado 10 segundos y el box tenía que esperar otra vuelta antes de poder indicar a sus pilotos que me estaba acercando. Creo que ese día estuve inspirado. Nunca había corrido así y nunca volví a hacerlo".
Siempre me pregunté por qué Fangio tenía todo el reconocimiento mundial, el de los periodistas, el de los colegas de todos los tiempos, pero no tenía la categoría de “Héroe Nacional” a la que suelen llegar los deportistas en nuestro país. Seguramente en aquellos años la tendría, pero sin embargo, yo he oído hablar a los viejos con más pasión sobre otros deportistas que ni por lejos llegaron a tener los pergaminos del Chueco Fangio, considerado, sin ir más lejos, como uno de los mayores deportistas de todos los tiempos a nivel mundial.
Inexplicablemente para mí, que no soy para nada tuerca y no consumo automovilismo, mi hijo se hizo fanático, hace unos años, cuando era muy chiquito, del alemán Michael Schumacher. Recuerdo que se paraba frente al televisor y miraba las carreras con muchísima atención y cada auto rojo era para él una Ferrari. Tanto que su abuela le había hecho un traje igual al del alemán que usaba para andar en karting. En esa época Schumacher todavía no había superado a Fangio en la cantidad de títulos mundiales y lo que para Juan Manuel era motivo de festejo a mi me dejaba cierto sabor amargo. Como si el nuevo récord de campeonatos empequeñeciera aquellos logrados por el argentino.
Un poco así somos nosotros, de ver medio vaso vacío. Y si no que se lo digan a Gabriela Sabatini que fue por años la segunda tenista del mundo entre miles y miles y siempre la tratamos de pecho frío.
El disco de hoy está dedicado a Fangio, lo cual es obvio porque si no, no tendría ningún sentido todo lo que puse antes.
Es un disco de Organito, de los de colores, como decía el otro día, de 78 rpm y por lo tanto vedado a mi equipo. Tatin, era el personaje de Tato Cifuentes, un actor chileno que triunfó en Argentina en radio y en los comienzos de la televisión y tuvo una carrera muy exitosa durante 30 años.
Cuando Tato Cifuentes dejó la Argentina, volvió a vivir a Chile y no volvió a trabajar en el país. Dejó el humor para chicos y su muñeco comenzó a hacer un humor subido de tono ganándose la vida con espectáculos revisteriles para adultos. Con más de 80 años de edad y 65 de carrera Tatín servirá no sólo para recordar el quinto título de Fangio sino también para deschavar a más de uno que nos deje sus recuerdos.
Hasta la próxima.

1 comentario:

Marta dijo...

Como yo me deschavo sola y no tengo drama en decir mi edad (hace 60 años que la remo para cumplir siempre uno más)te paso la letra de la canción con la que Tatín se presentaba en su programa de radio: "Yo soy Tatín, tan chiquitín, tan regalón ... les diré lo que hago yo: canto cantitos, digo versitos, cuento cuentitos ...". Para mí (creo que ya lo he contado acá) se llamaba Tatos y Fuentes, y era un nenito. Gran desilusión tuve cuando vi una foto suya en una Radiolandia o Antena, y supe que era un señor con bigotes. Igual, aprendí de memoria sus "cantitos", y todavía le canto a mi nieto "Yo tenía 10 perritos ..." Este disquito anaranjado está en San Telmo, ¡¡ y me lo voy a comprar !!