domingo, 15 de julio de 2007

Volvió el último tranvía

Leí por ahí que ayer volvía el tranvía a la Ciudad de Buenos Aires, que por ahora sólo se podrá pasear en él dos kilómetros por Puerto Madero y que si todo $ale bien entonces es probable que se extienda a otros lugares.
Yo no alcancé a conocer los tranvías, cuando nací habían desaparecido víctimas de un supuesto progreso que en realidad escondía, como casi siempre enormes negociados.
Así estamos ¿no?
María Elena Walsh había hablado de la tristeza que le provocaba la desaparición de los tranvías en El último tranvía. Recuerdo también el tema de Jaime Roos, Nadie me dijo nada, que se refiere al cierre de los ramales del ferrocarril. Nada tiene que ver la obra del uruguayo con este blog de música infantil pero hablan de lo mismo.
Desde hace unos días los medios de (des) información se lanzaron a denunciar lo mal que anda todo. Hasta se inventaron una nueva tabla estadística que mide el riesgo energético, como en algún momento inventaron la sensación térmica, las tablitas del dólar, el riesgo país y cada media hora las radios anuncian los resultados de las tablitas como si fuera un campeonato de algo para que estemos pendiente de ello y no nos detengamos a pensar. Un viejo truco de la comunicación.
Los trenes son un desastre, la energía está al borde del colapso, falta el gas, la nafta es cara, el correo aumentó sus tarifas en forma desmedida, el pan aumenta, la carne es incomprable y lo mismo pasa con los granos y las verduras en un país como el nuestro: puro campo.
¡¡¡Qué esperaban!!! Los mismos que hoy se quejan a los gritos, hace 17 años se burlaban de los que nos oponíamos a las privatizaciones y decían no entender qué tenía que ver los medios de transporte, la energía y las comunicaciones con la soberanía. Hoy culpamos al estado de no garantizar la energía o por el estado y la impuntualidad de los trenes, o los precios de la leche, el pan, la carne y los peajes. Aquellos que hace tres lustros se beneficiaron económicamente con el remate del país al peor postor, hoy quieren basar sus ambiciones políticas criticando las consecuencias de la destrucción que ellos crearon y usa para ello las quejas, légitimas, de aquellos que hoy gritan pero antes aplaudieron.
En este disco de María Elena Walsh no está la Canción del tranvía, pero si están varias de mis preferidas El reino del revés: donde un ladrón es vigilante y otro es juez… Canción del Jardinero, Canción para vestirse, La Vaca estudiosa y Canción de la Vacuna.
María Elena Walsh explica el título del disco diciendo que “los chicos saben mirar lo que no se ve, y, cerrando muy bien los ojos, verán cómo juegan para ellos todas las personas que viven en este disco”.
Tal vez deberíamos copiar un poco a los chicos para poder mirar lo que no se ve a simple vista, para poder descubrir negocios e intereses detrás de ciertas actitudes y palabras y para defender lo nuestro. Así, tal vez, dejaremos de vivir en el Reino del revés y el nuestro ya no será El país del nomeacuerdo.
Ojalá también, el tranvía llegue para quedarse y se extiendan los ramales no solo por Capital sino también por las ciudades atestadas de autos y micros que envenenan el aire.
Este es el primer disco de María Elena, y sus personajes están basados en los libros “Tutú Marambá” y “El reino del revés”
Pasan los años y nunca me canso de escuchar sus hermosas canciones, por eso no me asombra que aun hoy los chicos las sigan cantando y disfrutando como nosotros lo hicimos en nuestra niñez.
Hasta la próxima.

5 comentarios:

MARÍA ALICIA GARCÍA FACINO dijo...

En http://plagiodemariaelenawalsh.blogspot.com/ está la historia del plagio literario de la pirata anglo-argentina María Elena Walsh a la docente Lic. Sara Zapata Vlaeije, ganadora del 2do. puesto del Premio Clarín Alfaguara / Premio Clarín Novela / Premio Clarín de Novela 2005.

Del Rio Rec dijo...

Saludos: Te comento que hay un disco anterior de Maria Elena, que tambien se llama canciones para mirar y es con Leda Valladares. Que fué editado cuando ella hacia funciones los fines de semana en el teatro San Martin y colaboraba con ellos Alberto Fernandez de Rosa entre otros.

El Metepúa dijo...

Bueno, gracias Alfredo por la aclaración, vamos a ver si lo conseguimos. Con respecto a lo que dice María Alicia, por supuesto leì con mucha atención la denuncia de la que habla. De ser así es lamentable. Yo tengo el libro aquel de Aventuras... así que sería uno de los estafados
En este Blog, no nos "casamos" ciegamente con los autores e intèrpretes. Más de uan vez hemos criticado, por ejemplo, las actitudes de muchos de nuestros ídolos infantiles en la dictadura, se hizo referencia a que los Payasos de la tele utilizaron el tema de Pipo Pescador del Auto Feo, se han criticado aspectos artísticos, etc.
Como anécdota puedo contar que un reconocido profesor de periodismo de la Facultad de Periodismo de La Plata dice haber descubierto que Yendo de la cama al living está basado en el Twist del Monoliso, y dice además que el propio Charly en persona se lo reconoció. Igualmente este sitio está dedicado a rescatar a través de la música infantil nuestros recuerdos y un montón de valores que se fueron perdiendo con los años. Entre esos valores, sin dudas está el de la verdad, por lo tanto si M E Walsh (Con quien tengo muchos desacuerdos ideilògicos)plagió a la Lic. Sara Zapata Vlaeije, esta actitud merece mi repudio más allá del cariño que sienta por esos temas que marcaron la niñez de todos los que crecimos en Argentina desde fines de los 60 en adelante.
Como siempre gracias a todos por participar.

Marta dijo...

No estaba enterada de ningún plagio ... ¿la noticia se ocultó o yo estuve en una burbuja?
Yo cursaba los primeros de la escuela secundaria cuando la profesora nos hizo comprar para leer y analizar en clase Las canciones para mirar. Recuerdo que en ese momento no entendíamos por qué lo hacía ...Después nos enamoramos tanto que las representamos con el grupo de teatro escolar ...

Marta dijo...

No estaba enterada de ningún plagio ... ¿la noticia se ocultó o yo estuve en una burbuja?
Yo cursaba los primeros de la escuela secundaria cuando la profesora nos hizo comprar para leer y analizar en clase Las canciones para mirar. Recuerdo que en ese momento no entendíamos por qué lo hacía ...Después nos enamoramos tanto que las representamos con el grupo de teatro escolar ...