jueves, 19 de julio de 2007

Hoy cumple años mi viejo, nos movilizamos todos a su casa

Hoy es, por muchos motivos, un día especial. En lo personal es el aniversario de casados de mis papás y cumpleaños de mi viejo, que seguramente eligió este día para no olvidarse nunca de decirle a mi vieja Feliz Aniversario. El problema es que mi mamá tiene una asombrosa memoria, y entonces cada tanto le dice “Feliz aniversario” y mi viejo le responde “No te dije nada porque quería saber si vos te acordabas” El aniversario puede ser de cuando se pusieron de novios, de cuando se amigaron después de estar peleados, de cuando se dieron el primer beso y montones de etcéteras de los que mi viejo no tiene ni idea y mi mamá recuerda con lujo de detalles.
Hoy también se realiza en mi ciudad el lanzamiento de la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Dicen que el centro es un caos vehicular así que no voy a pasar por ahí.
Pensaba cómo encarar mi entrada de hoy y se me ocurrió enlazar estos hechos para contar una anécdota que había prometido hace varios días cuando subí otro de los discos de Clemente. La anécdota tiene que ver con el día que conocí personalmente a Caloi y me firmó una gorra y ya verán como se relaciona todo.
Mi viejo viene de una familia de tradición peronista y toda la vida participó de una u otra manera en política. En mi más tierna (o remota como prefieran) infancia mi casa estaba muy politizada y yo también. Dicen los que estaban que apenas sabía hablar y cuando me preguntaban qué era yo decía “Tripero y Peronista”
Con la llegada de la dictadura desaparecieron (valga el término) de mi casa posters, discos, libros y discusiones que eran inconvenientes para aquella época. Sin embargo con la vuelta de la democracia y como respondiendo a una larguísima abstinencia, todo eso volvió con una inusitada virulencia.
Mi hermano y yo estábamos en la primaria pero manejábamos al dedillo las internas partidarias, opinábamos sobre candidatos y coyuntura y hasta mi hermano, en cuarto grado ese año, le contestó a una maestra que lo retaba “Cuando seamos gobierno vas a ir a trabajar a la cancha de Tigre” frase que mi viejo le gritaba al televisor cada vez que aparecía algún periodista cómplice de la dictadura. Imaginen el revuelo en la escuela; un desastre.
En ese contexto y a pesar de ser dos niños mi viejo nos llevaba a todos los actos proselitistas. Por ejemplo estuve en la cancha de Velez la noche en que Bittel dijo “Entre la Liberación y la Dependencia, nosotros nos quedamos con la Dependencia” y en muchos más.
Faltaban pocos días para las elecciones y el Obelisco fue testigo de los cierres de campaña. Y ahí fuimos con mi viejo, en un tren cargado de militantes que no paraban de cantar y tocar el bombo.
Si, yo estuve ahí y vi pasar por sobre mi cabeza el famoso ataúd que prendió fuego Herminio Iglesias en manos de una columna de la JP. Muchos dicen que eso selló la suerte del Justicialismo en aquellas elecciones. Con el paso de los años prefiero pensar que personajes como Luder, Bittel, Herminio y Lorenzo Miguel entre tantos otros no tenían cabida en nuestra sociedad más allá de aquel hecho anecdótico.
Pues bien, en aquel acto estaba Caloi, mi viejo lo vio y me dijo andá a saludarlo y pedile que te firme la gorra, yo no tenía ni idea de quién era aunque ya por esa época era fan de Clemente como todos los pibes. Y ahí me volví, con aquel gorro celeste y blanco con la misma firma que los cuadritos de la última página de Clarín.
Los libros y la realidad me fueron alejando de aquel peronismo que mi viejo pregonaba hasta que en el 89, Menem y sus cómplices me alejaron definitivamente de la política partidaria.
Desde hace muchos años no voy a actos de ningún partido político. Participé si, y lo sigo haciendo, de marchas y actos reivindicatorios de luchas pasadas o reclamos actuales que obviamente están emparentadas.
Así y todo le estaré eternamente agradecido a mi viejo por haberme hecho entender que todo lo que hagamos o dejemos de hacer tiene un correlato político, sea o no partidario, y que las grandes cosas se cambian o se logran entre todos o no se logran.
No me alegra entonces no participar de actos políticos partidarios. Lejos de esto sueño con que otra vez los argentinos volvamos a sentirnos representados por los políticos y por las instituciones y recuperemos nuestro rol de actores sociales dejando de ser espectadores de los negocios ajenos.
El disco de Clemente es el que se editó luego del Mundial 86. Como nos decía Alfredo, no tiene tanto brillo como el primero, sin embargo los cantitos de los Negro Caloi y Dolina tienen la efectividad de siempre y merecen el recuerdo. Además de la repetida Llegó Clemente que aun hoy se canta en todas las canchas argentinas hay una que sin dudas pasó a la historia y es la de la hinchada de Corea: “Vea, vea, vea que lindo que colea”
Feliz aniversario para mis viejos, feliz cumple a mi papá.
Hasta la próxima.

3 comentarios:

marianart dijo...

Jajajaaja! yo creci en la unidad basica de mi barrio, gracias a mi papa que se ve es como el tuyo. La primer cancion que aprendimos seguro fue la marcha peronista y hasta mi hermana de 3 años en ese momento, decia que su novio era el candidato a intendente de Merlo (candidato peronista porsupus).
Tan politizados crecimos que en la secundaria con un amigo formamos el centro de estudiantes; toda una revolucion para nuestro pueblo. Centro del que llegaria a ser presidenta...
Con el tiempo el interes por la politica fue disminuyendo, bueno creo que no fue la politica sino la realidad, los malos gobiernos, y hasta la incapacidad de creer.
Como siempre un gusto leerte Metepua. Un abrazo a vos y la flia.

Marta dijo...

¡¡ Cómo hemos llegado con tu padre a los 38 años de casados es una incógnita !! El, peronista y tripero ... Yo, proveniente de una familia gorila y Pincharrata !! El, machista incorregible, y yo defendiendo a ultranza la independencia femenina ...Creo que "Se necesita mucho amor", como cantaban los chicos de Cantaniño ... Ojalá que algo de ese amor, a pesar de los encontronazos, haya prevalecido.

Anónimo dijo...

Hola Coke, me gustó mucho tu blog, que lindos recuerdos traen todos estos discos , te felicito y seguí para adelante aunque paradojicamente sea volviendo atrás. Un abrazo de un amiguitus. Omar-citus