miércoles, 27 de junio de 2007

Unos mimos para el ogro

No tuve tiempo de escribir una entrada hoy. Pido disculpas. Salí del laburo, no volví a casa y después llevamos a mi nene ¿o él nos llevó a nosotros? A ver Shrek Tercero. De ahí, por supueto a comer chatarra a lo del Tío Mc. En busca del muñeco de la cajita.
Eso si, me fui temprano a sacar las entradas para no llegar con el tiempo justo y de pasada en una casa de antigüedades compré este disco. La Locura 7º Explosivo. De RCA Victor. No tiene mucho que ver con mi infancia, ya que es bastante anterior a mi nacimiento, pero de estos discos me gusta mucho la gráfica y el diseño de tapa. De los explosivos, de las ensaladas musicales y de otros que salieron por esa época. Siempre me gustó la estética de esos años. Lo que más me llama la atención de estos compilados es cómo se mezclan en un sólo disco no sólo distintos grupos o intérpretes, sino los más variados estilos musicales. Chubby Checker y Anibal Troilo, Yuyu Da Silva y Los Chalchaleros, Neil Sedaka y Los TNT con D’ arienzo y Antonio Prieto. Debe tener que ver con aquello que cuenta mi mamá de que en su adolescencia iban a los Pic Nic con los toca toca para pasar los simples de la Nueva Ola y la guitarra para cantar las zambas de los Chalchaleros que mi viejo escucha a diario.
Según leí alguna vez estos discos fueron el germen de lo que sería más tarde El Club del Clan, Club del que hablaré muy pronto ya que por fin conseguí los tres discos “oficiales”. Bueno, prometo para mañana una nota con más dedicación. Por ahora disfruten de este mimo twistísimo, carnavalísimo y explosivísimo. Hasta la próxima.

2 comentarios:

Marta dijo...

¡¡GLORIOSOS AÑOS LOS 1960 !!!Siento que esta entrada de hoy está TODA dedicada a mí ... Andábamos con la guitarra al hombro, cantando y desafinando a Los fronterizos, a Los chalchaleros, a Los Cava Bengal y a Los Panchos,a Tito Rodriguez y Cuco Sanchez, bailábamos con Trini López, y aprendíamos música y rebeldía con Los Beatles, mientras nos divertíamos con las pavadas del Club del Clan ... Todo se podía, nada se cuestionaba. Los encuentros entre amigos significaban un compartir de momentos lindos, amenos, a lo mejor un acercamiento que podía transformarse en un noviazgo de pocos días o de ..."Toda una vida ..." Lindos años que, gracias a Dios, viví y disfruté.

Anónimo dijo...

Te cambio de tema, pero no puedo evitarlo al leer tu block. No lleves a tu hijo a ningún tío Mac. Casi pierdo al mío luego de que fuera a uno de esos lugares de mierda, a un cumpleaños. Comió ahí, a la noche lo tuvimos vomitando y una semana después en coma farmacológico, intubado, con Síndrome Urémico Hemolítico. Hacele un favor a la vida de tu hijo y no lo lleves más ahí. Sorry, pero es la única forma que se puede luchar contra esos asesinos de chicos, porque judicialmente tienen todo comprado.