lunes, 11 de junio de 2007

Música en Libertad, así de simple

Ya hablamos en otras entradas sobre Música en Libertad, cuando escribí sobre Raúl Padovani, en la nota sobre los discos de colores, en la de Willy Ruano y creo que hasta en la del disco de Leonardo Simons.
No fue otra cosa que un programa como tantos en nuestra televisión que ponía en el aire Canal 9 allá por comienzos de la década del 70 con la conducción precisamente del bondadoso Leonardo.
Fórmula simple y repetido, que había comenzado apenas entrados los 60 cuando el mexicano Ricardo Mejía inventaba el Club del Clan.
Masiva convocatoria a jóvenes con inquietudes artísticas (aunque no necesariamente muy pretensiosas) que supieran (aunque sea más o menos) cantar y bailar. Un productor con buen ojo que los mire y se fije cuál puede dar mejor en cámaras y después a recrear la eterna leyenda.
Sacando dos o tres que se hicieron famosos en serio y cinco o seis que sólo se hicieron famosos, el resto de todos los cantantes de estos programas han pasado de la cresta de la nueva ola al anonimato. Una explicación posible sería que en realidad nunca fueron cazatalentos, sino más bien una fábrica de productos comerciales que permitieran engrosar las arcas de algún sello discográfico, un productor de TV y hasta algún director de cine de gran oportunismo.
Entre los que más se destacaron en aquel entonces estuvieron Silvana Di Lorenzo, el nombrado Padovani y María Esther Lovero, entre otros.
No es tampoco para rasgarse las vestiduras. A principios de los 70, cuando saltaba a la fama Música en Libertad, pero también antes, después y hasta en la actualidad, ha existido música buena y mala y han existido músicos en serio, y otros que colgados de una moda, un ritmo pegadizo o una cara bonita han sido exitosos en el mundo de la música. Esto no tiene nada que ver con los gustos. No me gusta ser peyorativo en estos casos. La música como toda expresión artística, lleva una elaboración, una construcción, que se mide con determinados parámetros. Pues bien, hay gente, que no es ni más remotamente mi caso, que pude discernir según estos parámetros qué es bueno y qué es malo. Esto no quiere decir que podamos burlarnos de quién escucha un disco de el Club del Clan, Sótano Beat, Música en Libertad y así hasta Bandana o Mambrú y se duerme con Chopin o Beethoven. Pero eso si, por favor, tampoco lo hagamos a la inversa.
Este disco me gustó porque es un simple, no es muy común ver discos simples de Música en Libertad, más allá de sus leyendas de disco de demostración prohibida su venta, a mí me lo vendieron. En la tapa la foto “con todas las chicas y chicos de Música en Libertad” (habrán querido ser caballeros pero está mal escrito) y en el interior la clásica etiqueta rosa fuerte de Music Hall que anuncia los dos “Beat” de André y Omar: “Llegó la primavera y el amor” y “Juventud Amor y Paz” Marta nos decía el otro día que tiene dos Toca Toca, así que en unos meses, si lográs arreglarlos, contá con este disco para el pic nic.
Hasta la próxima.

3 comentarios:

Marisa dijo...

¡¡MUY BUENA LA NOTA!!y el simple jamas lo habia visto.
Saludos.

Marta dijo...

La música de estos chicos no va a pasar a la historia, tampoco la de los integrantes del Club del clan, pero lo que no voy a negarles es que le dieron ritmo a muchos momentos de mi vida ... de esos que son largos e insoportables ... como pasar un trapo de piso o encerar o planchar ... ¡¡ SÍII !! los escuchaba y me mejoraban el humor ante las tareas que nunca me gustó hacer. De una manera liviana y sin hacerme reflexionar sobre la profundidad de sus letras.
Si no puedo hacer arreglar los Toca Toca, tengo una bandeja dispuesta a sacarle sonido al simple... para pasar el plumero, aunque más no sea ...

Luis dijo...

A pesar de ser un niño, gracias a este programa y a "Alta Tensión", aprendí a bailar bien temprano, con 4 o 5 años. Los temas de este simple están en el LP Volumnen 2: Margaritas y Cactus de 1971. P.D.: Hasta ahora no te ví ninguno de esos LPs, así como tampoco uno de Voltops (que en la tapa de dos de ellos está una veinteañera Cris Morena) y de Ruidos (este programa también lo condujo Leonardo Simmons
así como en el pasado lo hizo con Música en libertad).