jueves, 10 de mayo de 2007

Mi casa, Teléfono...

Allá por 1982 pasaban muchas cosas, por supuesto la Guerra de Malvinas; también el primer Mundial del Diego, de donde se fue expulsado; yo estaba en 6to grado de la escuela 11 de La Plata; se despedía Serú Girán y cada cual podrá recordar y aportar miles de recuerdos colectivos o personales.
Sin embargo, uno de los más importantes tenía que ver con el estreno de la que sería elegida con el tiempo como la mejor película familiar de la historia, entre otras cosas.
El tiene miedo. Está totalmente solo. Está a 3.000.000 de años luz de su hogar...
No vale la pena que ponga muchos suspenso, lo primero que se ve al entrar a esta página es la foto de la tapa del disco así que ustedes ya saben que estoy hablando de E.T. The Extra – Terrestrial.
La llegada de la película fue un suceso tanto en Argentina como en todo el mundo. Recuerdo, por ejemplo que en aquella época se editaba la revista Humi, la revista para niños de Humor Resgistrado, (una excelente revista de las que tengo algunos ejemplares dando vueltas por ahí) Allí habían organizado un concurso para que los chicos dibujaran a E.T. como se lo imaginaran y el ganador del concurso se llevaría entradas para el estreno.
Yo la fui a ver al cine Rocha de la ciudad de La Plata con la barra de vecinos, si no recuerdo mal la madre de uno de ellos consiguió entradas para una función especial.
Todos la vimos, acá no valen los comentarios ni las recomendaciones. Suspenso, intriga, risas, llantos, más risas, más llantos. Nada le falta a esta película. Eran épocas en que los efectos especiales habían comenzado a ser más sofisticados y las películas con extraterrestres, en plena Carrera por la Conquista del Espacio de las dos grandes potencias de antaño, dejaban de ser burdas (como las de Sábados de Súper Acción) para pasar a ser “creíbles”. Recordemos que veníamos de ver las dos primeras de Star Wars y ya se anunciaba para el año siguiente el Regreso del Jedi.
Hay algo que me dejó fascinado en la película (además del encuentro, la búsqueda, la borrachera, la muerte, la resurrección, el escape, la despedida y miles de etcéteras) y fue la pieza de Eliot. ¡Cómo me gustaban los dormitorios de los chicos Yankees! O por lo menos los que mostraban en la películas. Llenos de posters, carteles de chapa, señales viales, peceras, terrarios, aviones y naves colgando del techo. Recuerdo también cuando le mostraba a E.T. los muñequitos de la Guerra de las Galaxias. O esas Bici Cross que parecían motos infernales al lado de nuestras Legnano multiuso rodado 24 con linterna a dínamo y la carterita plástica colgando del asiento para llevar las llaves por si se pinchaba.
En fin, E.T. nos marcó a todos. Y nos hizo emocionar, soñar y ¡consumir! Tal vez como ninguna otra película (bueno, tal vez Star Wars nos hizo consumir más) Las revistas, los libros, las golosinas los muñecos (pongo la foto de uno de los que tengo en mi colección) el álbum de figuritas que tuve, perdí y busco desde hace tiempo y un sin fin de cosas más.
Por supuesto tengo la Banda de sonido de la película, que no podía faltar en la Banda de sonido de mi infancia.
Compuesta por John Williams de quien Steven Spielberg dice: “En los 10 años y 6 películas que hemos trabajado juntos, John Williams ha dado una fuerza creativa inconmensurable a todas mis películas. Es obvio para cualquiera que John era la “voz” de “TIBURÓN”, el alma de la nave- madre de “ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO” y el furioso “latido” de donde surgió “LOS CAZADORES DEL ARCA PERDIDA”
El tema que John compuso para “E.T.” es incomparable a los demás. Es suave y benigno. Es asustadizo y a la vez lleno de suspenso. Para mí es este el mejor trabajo para películas que hiciera John.
John Williams es E.T.”

Y bueno, si lo dice nuestro amigo Spielberg, a quién le creímos hasta las lágrimas la existencia de un extra terrestre jardinero perdido en los EE. UU, habrá que creerle. Hasta la próxima.

2 comentarios:

Marta dijo...

¡¡ Te acordás !! Creo que fue Pochi la que consiguió las entradas para tooooooodos, pero fui yo quien los llevé al cine.¡¡ Eran un montón !! A tu hermana le tenía que explicar cada tramo de la película, porque era muy chiquita y se perdía (¿será por eso que la sigue viendo cada vez que la repiten por TV?). Inolvidable película para chicos y grandes y, como siempre, tenés razón: la música no tiene desperdicio. Y ha quedado tan grabada, que si escuchás algún tema, o un segmento de algún tema, te ubicás de inmediato en la escena correspondiente.
Película tan emocionante como todos los recuerdos que traés al blog.

Marisa dijo...

Bueno,¿que haria yo sin este blog?todos los dias algo espectacular,¿para que la tele con esto?.
Esta pelicula si que me hizo llorar,ya de por si, soy muy maricona,pero esta me mato,tal es asi,que cada vez que la miro me pasa lo mismo.(es una de mis favoritas).
El vinilo esta buenisimo,ya casi rallado de tanto escucharlo.