sábado, 26 de mayo de 2007

Los 100 años de Jhonny Cartucho Wayne

Ahí lo tienen, hoy hubiera cumplido 100 años John Wayne. Icono indiscutible de los Western estadounidenses. ¿Quién de nosotros no ha visto, de grandes si, pero también de chicos, las películas de John Wayne?.
En la década del 70 no teníamos tantos muñecos articulados ni con tanto detalle, no prendían luces de colores, no tiraban patadas voladoras ni imitaban la voz humana. Hoy cualquier muñeco chino grita un insoportable ¡FIRE, FIRE! Pero en aquellas épocas, y hablo sobre todo de principios de los 70’ s las estrellas absolutas eran los soldaditos, y dentro de ellos los Cow-boys y los indios se trenzaban en luchas encarnizadas.
Los hubo de muchas marcas y calidades, en la actualidad hay verdaderos cultores del los Timpo Toys y de los Britains, por ejemplo. Mis preferidos se vendían en el Bazar X de La Plata, un enorme local (ojo que cuando digo enorme digo enorme) con pisos rechinantes de madera y techos altísimos. Al fondo a la derecha del local principal (había un sub local más chico al fondo a la izquierda dedicado a los juguetes importados, el aeromodelismo, los autitos de colección) estaban estos soldaditos. Venían en unas cajas de cartón alargadas, rojas, con tapa, y dentro de ellas, agarrados a un fondo verde, los pistoleros y los indios. A pie o a caballo. Incluían muchas veces las carpas de indios de plástico duro y los tótemes, y en el caso de los vaqueros las carretas, con toldo de tela blanca al que después les quemábamos una parte para que parecieran atacados por los pieles rojas. Las horas que habré pasado armando dioramas, como les llaman ahora los especialistas, para luego si poder armar las luchas, a matar o morir, entre esos bravos guerreros.
Tuve la suerte, ya lo comenté, de tener parvas de juguetes, y como los soldaditos eran mis preferidos, tenía dos baldes llenos. Pero además otros accesorios, como la casita del sheriff, los cactus y todo lo que hiciera más real cada historia.
Desgraciadamente para la humanidad, los Estados Unidos se creyeron los sheriff del mundo y llevaron sus estrellas y sus pistolas a cada rincón del planeta, decidiendo quiénes son los buenos, quiénes son los malos y cómo debe comportarse cada uno, condenando a la horca (o las bombas, o los misiles, o el hambre) sin posibilidad de juicio previo a todos aquellos que dificulten sus intereses tal como lo hicieron en el lejano oeste.
El disco de hoy no parece tener mucho que ver a simple vista con el lejano oeste, sin embargo es un disco raramente dividido en dos, y no sólo por los lados, como todos los demás, sino por los temas de cada uno. Es como si fueran dos discos en uno. El lado B es precisamente el dedicado a los indios y vaqueros. Johnny Cartucho, Shorty Malone, Luna de miel en Arizona, Pete Cuatrocky y Los indios Pirulines, viven historias desopilantes en el lejano Oeste. Este disco fue uno de mis preferidos en mi infancia. Piero era por entonces un emblema de la canción de protesta y sacaba este disco para chicos, que se encuentra editado también en cd, con ritmos pegadizos, muy bien interpretados y sobre todo letras muy simples pero también muy lindas y divertidas. El lado A del disco, como decía tiene una temática y también melodías totalmente distintas y está, diría, más emparentado a la imagen de curita bueno de las películas de Piero y Luis Sandrini. Dedicamos entonces este disco a los cowboys de nuestra infancia y no a los pistoleros malos que tanto daño le hicieron a millones de chicos en el mundo. Nos quedamos con aquellas historias del Oeste de Piero en las que como él nos cuenta. “Los cowboys eran cortos de vista, los malvados, en vez de asaltantes de banco robaban chupetines y los revólveres en vez de lastimar hacían cosquillas”.
Hasta la próxima.

2 comentarios:

Marta dijo...

MMMMMMMMM ...Séeeee. Esos temas de "combois" y de indios son desopilantes y muy pegadizos. Sin embargo, de este vinilo yo me quedo con dos que siempre fueron mis preferidos, desde que yo tenía 12 ó 13 años, y los cantaba en el coro de la escuela: Sinfonía inconclusa en LA mar (increíble por donde se la escuche) y "La creación". Y me quedo cantando "Al crear la vaca, Dios hizo la leche, crea el dulce e' leche ... ¡¡todo lo hizo bien" !!!!!
¡¡ Me voy a preparar unos panqueques, porque el dulce de leche me inspiró !!
"Al crear la luna, crea medias lunas" ... ¡¡Justo para el domingo !!!

Marisa dijo...

¡¡Que escritor por DIOOOOOOOOOOOOS!!De un vinilo transformas una super historia.Saludos.