lunes, 23 de abril de 2007

Y sacudiles tu Firulete...

Como siempre digo, todo llega. Lo bueno también. Un coleccionista de La Plata me dijo una vez que si había algo que yo quería tener, que le pusiera toda la onda, que lo dijera, que lo deseara, que más temprano que tarde iba a aparecer. Parece que a él le funciona. Y la verdad a mí también.
Ayer les contaba que el sábado no había escrito porque no había estado. A pesar de la lluvia viajé a Capital a llevar a mi nene al teatro y de paso me traje varias cositas entre las que había por lo menos dos que yo realmente deseaba mucho tener. Pero mucho. Y otras que ni siquiera sabía que existía hasta hace unos días pero que cuando las vi me enloquecieron.
Uno de esos discos que quería tener desde hace mucho es el que les muestro hoy. Después de años de buscarlo apareció dos veces en una semana y después de un montón de idas y venidas que sería muy aburrido relatar, finalmente el sábado llegó a mis manos, hermoso e impecable.
De chico no tuve el disco de Firulete, Cañito y Rosita, probablemente ni haya sabido que existía. Sin embargo tengo una gran predilección por el personaje, siempre me gustó y cuando supe que había un vinilo suyo empecé a revolver por todos lados hasta encontrarlo.
Desgraciadamente no pude conocer en persona a Firulete a pesar de haber tenido la oportunidad. Creo que fue en mayo de 2003 o 2004 cuando el Mago Rodó organizó una de sus inolvidables fiestas del Retroscopio en el teatro de San Telmo con la presencia de Firulete, Cañito y todo su show. En esos momentos las cosas no andaban muy bien y no pude ir a la fiesta. Supe por fotos y comentarios que había sido espectacular y que todos habían terminado muy emocionados de poder ver a nuestro ídolo en persona y que también ellos, como siempre sucede, se habían emocionado mucho con el recuerdo y el cariño de la gente.
Lo cierto es que a los pocos meses tuvimos la noticia de que el Payaso Firulete nos había dejado. Lo primero que se me vino a la mente fue aquella fiesta y en seguida le escribí a Rodó porque sabía que el iba a entender lo que yo sentía en ese momento.
El 4 de diciembre de 2004 se organizó otra fiesta a la que si pude ir y en donde estuvo Cañito, y también el resto de los payasos haciendo todas las rutinas en homenaje a Firulete, y ocupando su lugar uno de sus nietos, un nene que apenas si llegaba al metro y medio pero que sin dudas lleva la sangre de Payaso de su abuelo.
Firulete estuvo siempre rodeando todo lo que tenía que ver con García Ferré, formó parte de sus programas de TV, tuvo su historieta y su Tapa en la Anteojito y por supuesto, como todos los grandes de los 70’s, su muñequito Jack y su publicidad especial de los chicles FelFort, que la verdad estaban buenísimos.
Sus frases inolvidables recorren este disco junto a temas del inigualable Néstor D’Alesandro. Y me di el gusto de volver a escuchar el “Cañito… ¿Qué pachoooooó?” “Son las siete menos siete, faltan siete pa las siete” y el “Rosita… Preparame los ravioles” Y a pesar de haber sido editado en 1978, con él Firulete festejaba sus ¡50 años! de actuación en el circo.
Por supuesto quedan algunos discos que todavía busco con tantas ganas como a este, otros que me gustaría tener y seguramente muchos más que ni siquiera se que existen pero que cuando aparezcan me van a dejar con la boca abierta. Pero sin dudas el haber encontrado este disco me produjo una felicidad enorme que quería compartir con todos ustedes, porque se que si están leyendo esto es porque también guardan en un rincón importante del alma los momentos hermosos que nos dejó una infancia feliz.
Además de las tapas hoy decidí mostrarles el Jack de Firulete y una foto de Cañito y de su nieto en aquella fiesta homenaje justo en el momento de decir Que Pachooooooó… Espero que les gusten.
Nos vemos en la próxima. Hasta Chau.

2 comentarios:

Marta dijo...

¿Quién fue el raro bicho que te dijo, che pebete, que no tendrías a Firulete? ¡¡Mirá que lo has anhelado, has soñado con este disco, y has sufrido cada vez que apareció a precios altísimos !!
Es verdad que siempre te gustó. Y recuerdo cuánto lamentaste no haber ido a aquella fiesta de Rodo para conocer a tan glorioso payaso. También, tu desazón cuando supimos de su muerte, lo que te dejó sin la posibilidad de conocerlo en persona y contarle cuánto lo admirabas.
Todo llega, y comparto esta alegría tuya, porque me consta que estás sudando satisfacción por todos los poros.
¡¡ Dale, Metepúa, seguí deseando con buena onda, que van a llegar los otros que te faltan !!

Marisa dijo...

Que hermoso disco.Yo tampoco lo tuve de chica, pero lo escuche hace un tiempito y me encanto.. ¡¡que payasos !!cuantos recuerdos..me encantaria retroceder el tiempo un ratito y disfrutar todo eso.y si... es como dice tu amigo.. hay que desear con todas las fuerzas,algo para poder conseguirlo,..ojala que encuentres todos los que te faltan..como este ,que te fue tan dificil¡¡Muchisima suerte!!