miércoles, 18 de abril de 2007

Todo va mejor con... Cocucha Efervescente

- ¿Qué tiraste ahora?
- Nada, se cayó este molde
- Y cuántas veces te dije que no tenés que tocar nada? Vení para acá
- Ufa!!!
- Ufa las garotas, venga para acá
- No, no, porque me vas a pegar, no!
- No, si te voy a regalar el Ben Molar de Oro, vení para acá
- No se preocupe, es un simple molde señor
- No, perdóneme Dr. Pero este hoy le tira un molde y el día de mañana capaz que le derrumba la facultad de odontología. Y yo como padre tengo un deber, una obligación: encausarlo, corregirlo, encaminarlo, para que el día de mañana nadie lo señale con el dedo diciendo ahí van Borromeo San Pirulo el hijo de... Eso si, eso si, se que tengo que hacerlo con tranquilidad, mesura y serenidad. Borromeo ¡Vení que te reviento, eh!

¿Impresionante no es cierto? Quienes crecimos en los 80 guardamos seguramente a Calabromas en un lugar importante de nuestra memoria. Un clásico del humor de aquellos años. Considerado por muchos un programa menor, o de poco valor, yo creo que a la a la luz de lo que vino después adquiere otro brillo. No se si tan grande como el de la campera de Jhonny Tolengo pero por ahí anda.
Los personajes son clásicos. Anibal el Number One, Borromeo o Jhonny Tolengo mantienen intacta su vigencia más allá de que haga más de una década que dejaron la pantalla. Hay frases que se siguen repitiendo: “Sos un pelotazo en contra”, “Ahí tiene, para que aprenda, le gustó la paliza que le di?” “Tu ruta es mi ruta” o “A vos te va a venir a buscar el bobero” pasaron a formar parte del vocabulario de los argentinos que vivimos esa época. Pero además la Cocucha efervescente o el Topolino de Aníbal o las canciones de Tolengo que hasta se cantan en las canchas hace de este ciclo algo inigualable aunque no inimitable.
Por ejemplo, algunos ciclos humorísticos que hoy son “de culto” como De la Cabeza, Cha cha cha o Todo por 2$ tomaron muchas ideas y hasta algunos scketchs de Calabromas. Como muestra podemos nombrar a los absurdos Batman y Robin de Juan Carlos Calabró y Jaimito Cohen y la reedición hecha por Alfredo Casero y Mex varios años años después.
La diferencia tal vez radicó en que si el ciclo de Calabró fue popular y masivo, los de la trouppe de Casero, Capusoto, Alberti y compañía estaban ligados al under y fueron emparentados con una forma “elitista” del humor. Pero sin dudas, el absurdo de las imitaciones de series clásicas (Batman y el Superagente 86 son claros ejemplos) de las telenovelas (con el galán Calabró apareciendo detrás de la puerta) y por supuesto las canciones de Jhonny o las ocurrencias de Aníbal, bien podrían haber ocupado un lugar en estos programas.
También es para destacar la similitud en cuanto a los actores secundarios, y acá se da una constante que se repite en otros ciclos exitosos. Al igual que en los programas del Negro Olmedo, o en el nombrado Todo por $2 muchos de los actores secundarios del ciclo no son precisamente grandes estrellas del espectáculo, y uno cree que sacados de ese contexto es muy difícil que puedan tener un lugar de protagonismo en otro lado, como de hecho ocurrió.
El disco de hoy “Calabromas presenta Los éxitos de Cocucha efervescente Vol. II” no es más que un compilado francamente medio grasón de músicos y conjuntos de aquella época. Sin embargo la tapa del disco lo hace imperdible con esa foto de Calabró sosteniendo la botella tamaño familiar de Cocucha.
En próximas entregas voy a subir tapas de otros discos del ciclo como para que podamos seguir recordándolo. Hasta la próxima.

1 comentario:

Marta dijo...

¡¡ La Cocucha efervescente !! Ja ... ja ... ya ni me acordaba. Lo del "pelotazo en contra", "te va a venir a buscar el bobero", hasta yo lo he usado para que mis hijos (muy actualizados con esos dichos en los 80) me comprendieran bien lo que les estaba queriendo decir .
El único conocido (mas no talentoso, por cierto) de todos los intérpretes de ese disco es Juan Ramón. ¡¡ Ese sí que es un pelotazo en contra que se salvó del bobero !!