lunes, 30 de abril de 2007

No se vayan que enseguida volvemos

Entre los “rubros” en que se divide mi colección hay uno del que todavía no puse ningún disco. Es el de los temas musicales de las publicidades. A mi me gustan mucho las tandas publicitarias, no soy de los que esperan los cortes para empezar a hacer zapping y considero además que en nuestro país se hacen propagandas muy creativas. En casos como el de hoy, el corto adquiere tanta importancia que la canción llega al disco y se vende como pan caliente.
Eran los primeros años de la década del 70 y Hugo Arana era el (futuro) padre en una familia que crecía alrededor de una mesa regando sus comidas con vino Crespi. Esa publicidad fue la que hizo popular al futuro Groncho Huguito Araña, y todos tenemos grabada la imagen de la cena preparada por Betty Galán para dar la gran noticia y los escarpines que caminaban sobre la mesa.
Pasan cosas lindas en una familia, como decía Nora Perlé. Y a esta familia le pasaron de las lindas y de las feas, pero era la imagen de la familia argentina de aquella época, la que se permitía soñar con un futuro mejor, la que se reunían alrededor de la mesa, la que tenía trabajo digno, un sueldo que alcanzaba y muchas otras cosas elementales que se fueron perdiendo en los años que le siguieron y que le permitía emocionarse todavía con las cosas simples.
En este disco de Don Barry y sus expertos, con los temas Pasan cosas lindas y Balada para Diego y Pablo, está aquella melodía simple que tanto emocionaba a mediados de la década del 70. Ya volveremos más adelante con otras bandas de sonidos de distintas publicidades famosas. Por ahora seguimos con nuestra programación habitual. Salud. Hasta la próxima.

2 comentarios:

Marisa dijo...

¡¡ESPECTACULAR ESTE DISCO!!como no acordarse .. donde Huguito Arana con su cara de tierno,hacia la publicidad de crespi..que epocas.

Marta dijo...

¡¡ Hago otro intento !! Hoy, tu blog no me quiere tener presente...
Betty Galán y Hugo Arana aparecían bailando con el tema de Paul Anka "Put your head on my shoulder ... ", y nos derretíamos todas las chicas jóvenes de esos años porque con ese mismo tema habíamos bailado con nuestro noviecito ... El mío se convirtió en el marido que mantengo hasta hoy, y le di (aprovechando la publicidad) de esa manera la noticia de mi embarazo. No me acuerdo si el brindis fue con Crespi, con Chandon o con gaseosa, pero seguro que es inolvidable. Como esa publicidad, que nos mantuvo a todos los argentinos tan atentos a ella que hasta nos conmovimos cuando "la abuela" de la publididad falleció ...
¡¡ NO TE FALTA NADA EN TU COLECCIÓN !! ¿O sí?