lunes, 9 de abril de 2007

Justicia

Hoy adherimos al paro. En memoria de Carlos Fuentealba, el docente asesinado por la policía en Neuquén, en repudio a la represión de los trabajadores que luchan por sus derechos, en adhesión a los pedidos docentes por mejores condiciones para la educación. Hoy estamos de paro, compartiendo el dolor de la familia de Carlos que tiene que ser el de todos los argentinos de bien. Hasta la próxima.

Corazón de tiza y pizarrón. Cantaniño 3

Se que tenés el corazón
hecho de tiza y pizarrón
guardapolvo blanco, ternura y encanto
me educaste con amor,
mis primeros años fueron de tus manos
y te debo lo que soy.
Y vamos
a caminar
llévame de tu mano
Y vamos
que de tu mano
sabré de la vida
Y vamos
a trepar juntos
cuadernos y libros
Y vamos
que de tu mano
sabré del amor.

2 comentarios:

Marta dijo...

Los argentinos parecemos tener el sino de esa unión: la del dolor. Y la de la vergüenza por tener que sentir esa clase de dolor.Hace un rato mi nieto de seis años me preguntó por qué yo no iba a marchar si soy maestra ...En cada marcha estoy acompañando con toda mi alma a todos quienes fueron mis compañeros, y a quienes todavía siento como tales, a pesar de estar jubilada desde hace varios años.En mis 33 años de docencia, no conocí una sola reivindicación, un solo acto de justicia, una actitud positiva de ninguno de los que pasaron por tantos gobiernos en favor de la educación. Pero esta muerte, como la de la de Teresa Rodríguez, supera todo cuanto, por más bestia que se sea, se puede tolerar.
Al preguntarle a mi nieto por qué hoy no tenía clases, me preguntó asombrado:" ¿No viste lo que pasó en Neuquén? ¡¡Mataron a un maestro que estaba pidiendo para proteger su moneda!!" Esa es la interpretación de un nene de seis años: lo único que se pedía era que el salario de los docentes se acercara al costo de la canasta familiar ... A esa edad ya conoce la injusticia, y sabe de la arbitrariedad, del autoritarismo, del despotismo y la falta de respeto por la vida. Y no es eso lo que los maestros les enseñamos en las aulas: se lo enseña el gobierno.
Ganas de gritar, ganas de marchar, ganas de llorar. Impotencia, dolor, vergüenza. Sólo eso para hoy, y no lo olvidemos nunca.

Marisa dijo...

doloroso,...una verguenza.¿"algun dia existira la democracia absoluta"?.hasta cuando "no" se nos tendra en cuenta a los que luchamos por nuestros derechos,si los que nos tendrian que proteger,actuan a los palos y con gatillo facil....los problemas deberian solucionarse hablando,y no con violencia.. hoy todos somos Carlos,¡¡JUSTICIA!!