domingo, 22 de abril de 2007

Date vuelta y la seguimos

Ayer no estuve. Pero traje algunas cosas que voy a compartir con todos en los próximos días, que realmente son de los discos más importantes que tengo en mi colección. Después de mucho buscar encontré… Bueno, no, ya les contaré.
Hoy vamos a terminar con el ciclo de Calabromas y después le vamos a dedicar el tiempo que se merecen.
El primero de los discos es La Vida en Calabromas. Sin año de edición a la vista, este disco del Sello Verde, es bastante anterior al programa del que estuvimos hablando en los últimos días. Y también es muy distinto a los otros. Con un ritmo de cumbia tipo Wawancó de fondo, Calabró va haciendo un monólogo enganchando distintos temas, todos con doble sentido. Lo cierto es que a esta altura estos relatos no causan gracia ya ni a los abuelos, pero en aquella época eran muy comunes los disco de “humor verde” donde no se decía una sola mala palabra: Dice el coro de fondo “La niñez, la niñez, yo la quisiera otra vez” Y dice Calabró: “Guardo muy lindos recuerdos, tuve una infancia feliz, mis padres me perdonaron cuando tuve algún desliz, como cuando aquella vez que Josefa la vecina, me sorprendió en su corral apretando la gallina” o hablando de la noche de bodas: “Era cosa de no creer, hasta me duele contarlo, mi novia me dio el anillo y no supe colocarlo” “Después de la ceremonia partimos a las estación, en cómodo camarote hayamos habitación, estaba el tren demorado, mi novia estaba indignada, pero en cuanto sintió el pito suspiró más aliviada”
El segundo disco es “Calabromas presenta La Barra de la Coneja” que era el grupo que cantaba las canciones del programa: Estas para ganar; Su nombre es Vanesa; Bailando con Leonor; Cuidado con el bobero; Un volcan en erupción o el Tema de Calabromas son algunas de las canciones especiales para mezclar con alguna de Las Primas y hacer la transición entre el Carnaval Carioca y el Rock Nacional de los 80´s en cualquier casamiento. ¿Se entiende el concepto?
Bueno, terminamos así con este ciclo dedicado a Juan Carlos Calabró y sus personajes de Calabromas. Como dice el cierre del lado A del primero de los discos: “Se comenta por ahí y por eso lo contamos que el disco dijo a la púa arriba que terminamos, pero en contraposición un concepto repetimos, la púa le dijo al disco date vuelta y la seguimos” Será hasta la próxima

4 comentarios:

Marta dijo...

El doble sentido de hace más 30 años, ya no asusta a nadie... Me acuerdo cundo yo era adolescente y apareció la versión de "Colón, Colón y su hijo Cristobalito..." Me habían prestado el simple, y mi mamá sufrió un soponcio al escucharlo (y eso que no debe haber entendido más que la cuarta parte de lo que querían significar, porque era muy ingenua).Me ordenó devolverlo de inmediato, después de averiguar quién me lo había prestado y de llamar a la madre de mi amiga para preguntarle si estaba enterada que la hija tenía esa clase de material indecoroso ...
¡¡ Y ahora lo deben pasar en las fiestitas de los Jardines de Infantes, todos los 12 de octubre !!!! Me has hecho reir con tu nota y con los recuerdos que ella me trajo.

Marisa dijo...

Ayer... a los que seguimos tu blog todos los dias, nos abandonaste,estamos muuuy mal acostumbrados.Pero bueno vos tambien te mereces un descanso.Muy linda la nota de hoy¡¡EXITOS!!

Luis dijo...

Hay dos simples de él con tapa, también de Sello Verde, con éstos temas: La pistola de Pedro, Yo sigo marcha atrás, La cacerola de Irene y El retrato. Imagino que los estarás buscando, ¿no? Suerte.

El Metepúa dijo...

Noooooooooooo!!! a esos simples también lso tengo, sólo que no me acordé en esa semana de homenaje. El otro día vi otro simple de él, publicado en Internet, que no tengo. Un abrazo.