lunes, 2 de abril de 2007

Argentinas

1982, once años, sexto grado en la escuela Florentino Ameghino de La Plata. Ya he tocado algunas veces el tema de la dictadura, pero no me canso de hacerlo. Considero que la memoria es el bien más importante de la historia de un país. Como ya dije en otro momento, este sitio está dedicado a recordar las décadas de infancia de aquellos que pasaron los 30 hace unos años, aunque tampoco tantos, a través de los discos que escuchamos. Ahí se meten también la tele, algunos juguetes, algunas figus. Pero no puedo dejar de lado aquellos hechos que también nos forjaron e hicieron de nosotros lo que somos. Pero que también hicieron que esos discos fueran (o no fueran) lo que finalmente escuchamos.
Hace 25 años la banda de genocidas que gobernaban el país por aquel entonces decidían “recuperar” por la fuerza las Malvinas.
Son muchos los recuerdos, cantar de repente todos los días la Marcha de Malvinas en la escuela, la torta de cumpleaños con soldaditos y una bandera inglesa que prendimos fuego a la hora de las velitas, la movilización a Plaza de Mayo a vivar a Galtieri; Pinky y Fontana; los voluntarios; los chicos que de repente se tuvieron que hacer hombres; los muñecos del principito quemados en las plazas; los “Comunicado nro…” el “Si quieren venir que vengan…”, el compilado de diarios y revistas que hice para la escuela; el terror que me producían las historias de los gurkas y también la derrota, y el regreso y las historias que empezamos a conocer al regreso de los ex combatientes.
No es extraño que los militares hayan traicionado al país, a los soldados, que los enviaran sin abrigo, sin comida, sin armamentos, que huyeran y los abandonaran cobardemente a su suerte. No es extraño porque eso eran: cobardes asesinos.
Lo que si es terrible es que nosotros, los que en aquellos momentos jurábamos con gloria morir en los actos escolares, los que nos llenamos la boca hablando de los ex combatientes, y los llamábamos nuestros héroes, hoy nos hayamos olvidado de ellos. Ahí están, pidiendo por sus derechos, por el reconocimiento merecido, por una jubilación digna, vendiendo calcomanías en los micros y los trenes. Y nosotros mirando para otro lado, o por lo menos sin sumarnos haciendo nuestros sus reclamos
En aquellos años la prensa jugó un papel importantísimo a los fines de la dictadura militar. Diciendo, mintiendo, callando o tergiversando fueron una de las patas de aquel monstruo. Muchos de ellos hoy siguen estando en los medios y hasta gozan de cierto prestigio. Será porque los poderes a los que finalmente servían siguen teniendo el protagonismo de entonces. En este disco están Juan Carlos Perez Loizeau, Daniel Mendoza, Ramon Andino, Roberto Maidana y Sergio Villaroel.
En este disco se repiten los informes de muchos de esos periodistas, además de la palabra de la gente común, voluntarios que ese ofrecían para lo que fuera, un relator que nos contaba lo malos que eran los ingleses y lo importante que era para nosotros aquella guerra.
Es parte de nuestra historia, de lo más triste de nuestra historia. Que sirva para no olvidarnos nunca que las Malvinas son Argentinas, que aquellos chicos fueron víctimas de aquella locura y hoy son héroes en un país sin memoria, que los que murieron son nuestros muertos, que los culpables de aquella guerra, del primero al último, deben pagar sus culpas en una cárcel común y de por vida y que nos sirva también a nosotros para no volver a ser cómplices, por acción u omisión de crímenes como estos. Hasta la próxima.

4 comentarios:

Marisa dijo...

Comunicado N°..... sentia terror cuando escuchaba esto.Tenia 13 años,y corria bajo la mesa.
Una de las cosas mas aberrantes de la dictadura,siento muchisima tristeza e impotencia,por todos esos niños soldados que recien dejaban la escuela para defender la patria,muertos de miedo hambre frio, y cuantas barbaridades mas...
y despues de todo ese dolor, a los veteranos de malvinas,los dejaron en el olvido..."UNA VERGUENZA".
Una guerra nunca es buena,eso no hay que olvidarse...
Hoy , como ya es costumbre fui a una feria..estaba este disco.. yo como siempre ,crei que era una novedad .."pero veo que no".Nos ganas a todos"con tu coleccion.¡¡exitos!!

Marta dijo...

Todavía está en casa la carpeta que tuviste que preparar para la escuela: todos recortes de diarios, proclamando el patriotismo nuestro y la derrota de los ingleses. Muchas veces pensé en tirarla, porque se siente vergüenza, pero después he pensado que eso también es parte de nuestra historia verdadera, y a mis nietos quizá les guste tenerla, sabiendo que todo lo que ahí está pegado es sólo una fantochada.
Aquél 2 de abril regresábamos de mi escuela varias compañeras en el auto de una de ellas. Había sido una detenida - desaparecida por casi cuatro años. Encendió la radio y escuchamos la novedad. Jamás olvidaré su cara de horror, su gesto de asco. Apagó la radio, y puso el casete de Silvio Rodríguez cantando "El unicornio azul". Desde entonces, toda vez que escucho ese tema, revivo aquél momento de confusión y miedo, sentimientos que se mantienen intactos.

Javier Jáimez dijo...

Junto a ese quinteto de periodistas complacientes yo agregaria a Oscar Otranto, José Gómez Fuentes y, por supuesto, Bernardo Neustadt...

El Metepúa dijo...

Bueno, también podemos nombrar a JOsé María Muñoz, Mariano Grondona y a tantísimos otros, muchos de los que hoy se tiran de los pelos por un piquete o una huelga de maestros. Pero en el día del periodista prefiero recordar a aquellos que si se las jugaron como mi admirado Rodolfo Walsh. Un abrazo.