lunes, 12 de marzo de 2007

No valdrá medio centavo pero es linda de verdad

Una tarde, a finales de los 70’s, después de comer, sonó el teléfono en mi casa. No recuerdo bien quién era pero nos recomendaron que pusiéramos un programa llamado El Chavo del 8 que estaban dando en ese momento. Siempre te lo estoy por recomendar y me olvido, le dijeron a mi mamá, ponelo ahora. Lo hicimos y nunca más pudimos despegarnos hasta el día de hoy. El fenómeno del Chavo en nuestro país es de aquellos que se repiten muy de vez en cuando (aunque cada capítulo se haya repetido un millón de veces) tal vez pueda compararse, más acá en el tiempo, con el de Los Simpsons. Son esos programas que les gustan a los chicos, a los grandes, a los más chicos, a los más grandes, a los hombres, a las mujeres. En fin, a todo el mundo. La bola de nieve fue creciendo y en poco tiempo ya no era necesario llamar a nadie para que pusiera el Chavo, todos lo mirábamos.
Poco tiempo pasó para que tanto en escuelas como en oficinas como en cada casa se adoptara la forma de hablar del Chavo y sus vecinos, y a la vez del resto de los scketch de la troupe de mexicanos. Eso, eso, eso; Sale y vale; Fue sin querer queriendo; Y ahora quién podrá ayudarnos; No contaban con mi astucia; Le agarró la chiripiorca y hasta el Acúsalo con tu mamá de la Popis o el Mírelo eh del Ñono; y otra parva de giros idiomáticos se quedaron para siempre en el vocabulario de los argentinos.
Obviamente, como siempre sucede, semejante éxito trajo aparejada una catarata de Merchandising impresionante. Figuritas, muñecos, muñequitos del Jack, ropa, artículos escolares y por supuesto discos. El que subo hoy fue el primero que tuvimos en mi casa, aunque después hubo muchos otros, del Chavo, del Chapulín Colorado, pero también de Quico o de La Chilindrina. El disco es buenísimo por donde se lo mire, porque tiene una tapa que merece ser poster, con todos los personajes de la vecindad, menos Quico, que a esa altura ya se había ido creyendo en su crecimiento personal, y también por donde se lo escuche. Las canciones están interpretadas por cada personaje e incluye varios diálogos imperdibles del programa, como por ejemplo el de Doña Florinda y el Profesor Jirafales. Como reflexión me queda que el gran Chespirito es un excelente cómico y creador, aunque un pésimo cantante pero que a pesar de esto este disco no puede faltar en ninguna colección. El tema de la vecindad del Chavo que abre el disco fue el más conocido (“Que bonita vecindad, es la vecindad del Chavo, no valdrá medio centavo pero es linda de verdad..”) pero también el resto de los temas son imperdibles. Los cursis, de Doña Florinda y Jirafales, Joven aún del Dr Chapatín, Cácaro, en el que Don Ramón sueña con ser estrella de cine, El país de la fantasía en el que Jirafales cuenta que le gustan los cuentos de hadas porque en ellos se lucha contra el mal. El lado B se abre con el tema No me lo van a creer en el que Don Ramón invita al Chavo a desayunar una torta de jamón, en el tema las brujas obviamente habla de la bruja del 71 y hasta da unas recetas con patas de mosco zancudo; en el tema Churi churin fun flais proponen esta frase para contestar a todo cuando no sabés qué decir y por último la despedida sentimentaloide del querido Chavito.En fin, el recuerdo de siempre para este programa, que aunque plagado de violencia, golpes bajos e injusticias se metió en el corazón de todos los argentinos ¡Ja! Fue sin querer queriendo. Hasta la próxima.

4 comentarios:

Marta dijo...

En la época que mencionás, yo escuchaba a mis alumnas de danzas comentar acerca de un personaje nuevo en la TV, que tenía un nombre raro. Se reían a carcajadas en una clase comentando los episodios. Les pregunté de quiénes hablaban y recuerdo nítidamente que tres de ellas (Inés, Mariel y Adriana, quienes por entonces tendrían diez años)comenzaron a nombrar al Chapulín Colorado, al Chavo y a todos sus vecinos. Lo que más les llamaba la atención era que los protagonistas eran "personas grandes disfrazados de nenes, pero no ridículos" (a eso, textualmente, lo dijo Mariel).Al día siguiente, mi entrañable amiga Lucrecia me llamó para comentarme el mismo programa. Y es verdad lo que decís: todos se hicieron tan queridos que ninguno estuvo ausente ni en los actos escolares.Y seguimos riéndonos con ellos hasta ahora.Injusticias y candor, todo junto, pero adorable programa. Dígame Licenciado, ¿estoy en lo cierto?.

fabfourperu dijo...

Hola. Soy tambien un fan del Chavo.
Si les interesa aqui hay un disco con sus canciones.

http://preguntealtesorero.blogspot.com/2007/01/10-de-enero.html

pass: www.chilewarez.org

Saludos de Lima-Perú

El Metepúa dijo...

Hola amigo, muchas gracias por el dato y por escribir desde Perú. Si conseguís ese disco y te interesa hacer un canje yo tengo repetido el que salió en Argentina. Un abrazo desde acá.

fabfourperu dijo...

Hola Marta y Metepúa:
Justo el día en que ingresé a internet con el fin de buscar algo del Chavo encuentré esta página tan interesante. Efectivamente baje el archivo desde el link que les adjunté y ya lo tengo en MP3. Con gusto se los podría entregar hasta en propia mano si lo desean porque iré a Buenos Aires por segunda vez en abril, pero no veo la necesidad que esperen tanto tiempo para escuchar esas canciones que aquella noche me causaron mucha melancolía...Si quieren pueden intentar la descarga.
De todas formas estaré por allá desde el jueves 26 al domingo 29.
Si son de la onda de escuchar música de aquellos años, tengo la facilidad de conseguir CDs por aqui. Escribanme a carlos.delacruz@basf.com y conversamos.
Lo que si me gustaria saber es si tienen facilidad de conseguir DVDs de Menudo de la época de los 80s ( Xavier, Renee, Jonnhy, Miguel, etc)...a mi esposa le encanta y aqui no hay...ni en pirata!!...Bueno...hablamos!