sábado, 3 de marzo de 2007

¡¡¡Llegaron los mejores discos para chicos!!!

Por estos tiempos, y no se bien por qué rara cuestión de mercado, es muy común ver los nuevos lanzamientos discográficos en los puestos de diarios y revistas. Pero en nuestra época (la primera, esta también sigue siendo nuestra época) los discos se compraban en las disquerías. Sin embargo, las revistas eran uno de los medios preferidos para publicitarlos.
Sin ningún lugar a dudas las revistas Anteojito y Billiken fueron las revistas de nuestra infancia. Para los que somos de la década del 70 la Anteojito era casi de lectura obligada y si no tenías la suerte de que tus papás se “suscribieran” a la revista para tenerla todos los jueves, seguramente cada tanto te la comprarían. A pesar de su mayor tradición en años (la Anteojito que muestro es del 70 y llevaba saliendo 6 años mientras que la Billiken es del 71 e iba por el año 52 de publicación) el boom de los personajes de García Ferré hicieron que los chicos se volcaran masivamente a la revista del sobrino de Antifaz.
La popularidad de estas revistas hizo que todo lo que se vendía para chicos en esa época pasara por sus páginas. Son inolvidables las publicidades de Georgalos en la contra tapa muchas veces ilustradas con dibujos del mismo García Ferré o fotos del Topo Gigio. Pero además de las golosinas, también los juguetes (cómo olvidar las de Rasti, Duravit o Rayito de Sol entre miles) los artículos de perfumería, de librería, la ropa o los catálogos de cada colección de Jack que hasta hoy nos sirven de guía a los coleccionistas, y por supuesto los discos.
En esta sección que hoy inauguro del Blog voy a mostrar publicidades de discos aparecidas en revistas de la época, porque también formaron parte de nuestra infancia y seguramente nos despertarán recuerdos imborrables como lo hacen las tapas de los discos o las letras de las canciones.
Como decía antes, la publicidad de Anteojito pertenece a la publicación del 30 de julio de 1970, fecha en al que ya se palpitaba el día del niño.
En la Billiken número 2687 del 12 de julio de 1971, no hay publicidades de discos, sino que en la sección “De todo un poco” escrita por “Tona y Tito” se recomienda tres discos editados por esos años: 13 Canciones con las Ardillitas, Winnie Puh y Tigre, Caperucita Roja y Cantocuento de Margarito Tereré (Lo tengo, lo tengo, no lo tengo, no lo tengo).
Espero que disfruten también de esta sección y recuerden que si quieren colaborar con un comentario o una foto ¡¡¡Los estoy esperando!!! Hasta la próxima.

2 comentarios:

Marisa dijo...

hola
¡¡Te felicito!! por esta seccion ,esta muy buena tambien.
Si habre tenido pilas y pilas de anteojito y billiken dando vueltas por toda la casa ,todas recortadas...¡¡ cuanto nos ayudaba en el cole!!!y ahora los que tenemos la suerte de haber conseguido algunas de esa epoca, la cuidamos como oro..en cajas con talco,para que no se peguen.
Todo lo que nos haga recordar nuestra infancia feliz es muy saludable ,terapeutica,nos desconecta un poco.¡EXITOS!

Marta dijo...

¡¡ Los chicos y los discos !! Cuando yo era chiquita (allá tan lejos y hace tantísimo tiempo) tenía montones de discos de los sellos Calesita y Organito. Eran chiquitos, de plástico duro y de todos colores. La fidelidad del sonido de los antiguos "combinados" no era buena, así que aunque se pusieran blancos de tanto escucharlos, no importaba. Luz Bermejo y Victrolita eran las estrellas de aquellas canciones, pero muchos artistas, como Tatín, Alberto Closas, Pepe Iglesias "El zorro", sólo por nombrar unos pocos, nos deleitaban desde el disco con el Arroz con leche, La farolera, Los tres alpinos, Pecos Bill, Oh Susana, y todas las rondas infantiles. Es verdad, no se publicitaban en las revistas infantiles de la época (Mundo infantil y Billiken ... a propósito, ¿saben por qué Billiken se llama así?)pero sabíamos que en las numerosas disquerías que había encontraríamos siempre alguno que no teníamos.Mi papá todos los martes me traía Mundo Infantil (hermosísima revista que apuntaba a desarrollar el buen gusto por la lectura, con cuentos de Constancio C. Vigil o de Juana de Ibarbourou, por ejemplo)y un disquito nuevo.Siempre quise tener el tocadiscos JUGAL, pero como nunca me llevaron el apunte tenía que esperar a que algún mayor cambiara el disco para oir otro tema (ya que en esa época todavía los padres decían "NO" y no había derecho a réplica)En los años 70, ya con los vinilos y con los cambios de educación, mis hijos manejaron el Winco o el Ranser a su antojo, y vivíamos cambiando cápsulas porque las púas se hacían puré y los LP terminaban rayados, doblados por el sol o con un pedazo menos. Debe ser por eso que es tan difícil conseguir ahora aquellos discos en buenas condiciones. Lo cierto es que la música y los discos siempre han acompañado a los chicos, y por eso da rabia escuchar las idioteces que ahora deben escuchar los nenes, merced a la moda de que señoritas ex vedettes hayan encontrado una nueva forma de ganarse el mango. Se fueron los talentos ... es hora de que se les posibilite a nuestros pibes retornar a aquellas melodías que sí hacen bien. María Elena, Pipo siguen estando en CDs, pero no se los publicita lo suficiente. ¡¡ Y hasta la Anteojito desapareció !!!!