martes, 20 de marzo de 2007

Haceme doler Carlos

He aquí una de las tapas preferidas de mi colección. El disco, obviamente, es la Banda de sonido de La Mary, la película protagonizada en 1974 por Susana Jiménez y Carlos Monzón y dirigida por Daniel Tinayre de Legrand.
Todos sabemos la historia, la Diva de los ceniceros descubrió ciertos atributos del gran campeón mundial (no los actorales precisamente) y terminaron uniéndose por cuatro años en una tormentosa relación.
Por supuesto no vi la película hasta muchos años después de estrenada, cuando ya no me eran prohibidas ciertas escenas. Por lo tanto no puedo decir que este haya sido un disco de mi niñez. Así y todo, tanto Susana Giménez como Carlitos Monzón fueron dos personajes emblemáticos de aquellos años. Susana intentando hacerse un lugar a partir del Shock que produjo la participación en el comercial del jabón Cadum; conocida como modelo y dando los primeros pasos en la actuación. Carlos Monzón ídolo y guapo sobre el ring, no pudo esquivar al Jet Set debajo de él y terminó pagando la venganza de los poderosos por haber ocupado un lugar que le está vedado a los de origen humilde.
Es cierto que Carlos Monzón fue un tipo violento, golpeador, que tuvo la cobardía de golpear a sus mujeres y asesinar a una de ellas. Pero también es cierto que pagó su crimen en la cárcel y eso en un país donde los poderosos nunca son culpables, y los genocidas caminan por la calle no es poca cosa, aunque debería ser natural.
Bueno, me parece que me puse muy serio hoy. Volviendo al disco, lo mejor es sin dudas la foto de tapa. Me pareció espectacular y cuando la vi no pude resistirme a comprar el disco a pesar de que pedían bastante por él (ya les conté que soy bastante pichulero, no confundir con regateador, y hago de ello una de las bases del coleccionismo). Por lo demás la mayoría de los temas compuestos por Luis María Serra, no tienen mucho sentido sacados del contexto de la película. Si se puede destacar el tema principal con letra de Augusto Giustozzi y cantado por Marikena Monti, que ni participando en esta película pudo comprarse un par de zapatos. Será hasta la próxima.

1 comentario:

Marta dijo...

Es cierto, Marikena no se pudo comprar zapatos, pero ahorró durante muchos años y logró hacerse el tratamiento de gimnasia capilar.
¡¡ Un escándalo La Mary !! Cuando se estrenó fuimos a verla con otros matrimonios amigos y, como algo ya sabíamos acerca de sus escenas, preferimos sentarnos juntas por un lado las mujeres, y dejar a los hombres solos por otro, por una cuestión de pudor, que en aquellos años existía y mucho.
Ingenuamente, nosotras nos preguntábamos qué le habría visto una chica tan mona a un tipo tan feo. Después supimos que la atracción no había pasado por el campo visual ...
Tu blog es un ejercicio para mi memoria. No dejes de escribir en él: además de entretenerme hace que pueda mantener a raya al temido alemán.