lunes, 26 de marzo de 2007

Encontrá las 7 diferencias...

Es un caso raro el de hoy. No se por qué tengo la sensación que algunos son truchos.
Cuando a fines de los 60 desembarcó en nuestro país la Familia Telerín, explotó el merchandising. Los niñitos Cleo, Maripí, Teté, Pelusín, Coletas y Cuquín que nos mandaban todas las noches a descansar se metieron inmediatamente en el corazón de los niños argentinos y en los bosillos de sus padres. Entre los libros, las historietas en Anteojito, los muñecos de Rayito de Sol (hasta una Cleo enorme que cantaba había) las figuritas abrillantadas, la línea de perfumería y muchas otras cosas, por supuesto no podían faltar los discos.
Editados por el sello Quinto, perteneciente a los 5 Latinos, e interpretados por Los pibes Latinos (los hijos de los 5 Latinos, porque no hay nada más lindo que la familia unida a la hora de facturar) salieron primero los simples que finalmente fueron recopilados en un LP.
Por supuesto Vamos a la cama, pero también Vamos a la escuela, Vamos a multiplicar, Vamos a Pasear, Vamos al fútbol y algunos vamos más fueron sus éxitos más escuchados junto a otros como el Feliz cumpleaños.
Hasta aquí una historia y unos personajes bastante conocidos por todos nosotros. Ahora bien quiénes son “La Familia Laurelín” “Los Chicocos Latinos” o “Los Chiquilines Latinos” Quién es el nene ese con gorro de coya ¿Será Manu Chao cuando era chico?. Ya sea por avivadas criollas o por problemas de representaciones y derechos, los dos discos fueron editado en distintos sellos y con distintos nombres e intérpretes aunque con los mismos temas.
El de la familia Laurelín es increíble, no sólo no cambiaron los dibujos de los Telerín, como hicieron en el otro disco, sino que en la tapa dice que el sello editor es Laurito y los intérpretes son Los Chiquilines Latinos y en la parte de atrás del sobre dice que el sello es Quinto y los intérpretes Los Chicocos Latinos. Ni ellos se pusieron de acuerdo. Para completarla sólo hubiera faltado que las tablas de multiplicar estuvieran equivocadas.
En fin, cuatro discos que por más que sean conocidos integran la parte de rarezas de mi colección. ¿Que habrá pensado el chico que recibió aguno de lso discos truchos esperando el original? Por lo que pude averiguar dos de ellos se vendían en la feria de La Salada y en puestos callejeros. ¿Se animan a adivinar cuáles eran? Hasta la próxima.

1 comentario:

Marisa dijo...

¡¡increible este vinilo!!